Trapa levanta ampollas con su campaña

La Fundación española del Aceite de palma Sostenible somete a Autocontrol la campaña publicitaria de la marca de chocolates, que ya ha anunciado que no cesará la difusión de la misma

La Fundación Española del Aceite de Palma Sostenible, organización que agrupa en España a las compañías comprometidas con la utilización del aceite de palma 100% sostenible, ha solicitado la revisión de la campaña publicitaria que Chocolates Trapa lleva difundiendo desde finales del año pasado a nivel nacional, donde denuncia los efectos que tiene el cultivo de este tipo de aceite sobre el medio ambiente y anuncia que sus productos no cuentan con este elemento para su fabricación.

La fundación alega en su escrito ante Autocontrol la existencia de publicidad ilícita “por ser una campaña engañosa y desleal”. En el documento, explica que “obviando información objetiva esencial, la campaña se construye sobre la idea, no asumible por falta de demostración, de que el aceite de palma tiene implicaciones negativas para el medioambiente y para la salud humana”. Por ello, solicita su cese inmediato al organismo de autorregulación publicitaria.

Para la propia Fundación, la campaña incurre, de conformidad con la Ley General de Publicidad y de la Ley de Competencia Desleal, entre otras cosas porque la fuente de información que emplea la empresa chocolatera en la acción (el estudio sobre el que se basa la campaña sobre el impacto negativo de los cultivos de aceite de palma sobre la biodiversidad) aparece de manera parcial “con el ánimo de sustentar una información sesgada”. Y también porque se  incluye una afirmación genérica sobre los aspectos saludables del aceite de girasol y la manteca de cacao sin justificación alguna, entre otros aspectos.

Ante este movimiento la empresa chocolatera ha manifestado públicamente que mantendrá su campaña y ejercerá las acciones de defensa necesarias “sin dejarse intimidar por los grupos de presión del aceite de palma”, según ha transmitido a la prensa en un comunicado. de igual manera mantiene su decisión de abandonar la utilización del aceite de palma en todos sus productos. “Esta campaña es una acción para luchar contra la deforestación consecuencia de la producción de aceite de palma. Con ella, Trapa hace pública su decisión de retirar el uso de este componente de todos sus productos”, explican. “Somos conscientes de que la visibilidad que la campaña le ha dado a este problema medioambiental ha generado una incomodidad en el “lobby” del sector -explican- Por tanto Trapa no considera el enjuiciamiento que se está realizando sobre la campaña definiéndola como un acto engañoso, sino que entiende que la dureza de la fotografía de este problema real responde al compromiso que esta PYME palentina ha adquirido con el medio ambiente, siendo una de las primeras empresas españolas en tomar estas medidas”.

De la misma forma los responsables de la marca solicitan “alejarse de cualquier demagogia al respecto”, invitando a conocer la realidad de esta sostenibilidad a través del testimonio de Tantyo Bangun, Director de la International Animal Rescue que asegura que “cuando una plantación es declarada o certificada sostenible, en realidad, esa plantación quizá pueda serlo por sí misma, pero si no colabora con las demás, es una isla. Es decir, para los animales, no es sostenible si las plantaciones no colaboran con visión de paisaje, de conjunto. Y actualmente muy pocas colaboran”.