Implicarse en una causa social

Por Estela Portolés, licenciada promoción 2007, Universidad Ramón Llull

Implicarse supone involucrarse en algo dando tu tiempo y esfuerzo. A lo largo del día, son muchas las cosas en las que nos implicamos. El trabajo, la familia, la amiga que necesita urgentemente hacer un café para explicarte lo mal que le va con su pareja, tu pareja, tu cuerpo (por eso vas al gimnasio), tu mente (no olvides que Nintendo se está forrando con el Brain Training)…
Pero ¿de qué forma nos implicamos? ¿Lo hacemos porque es lo que debemos hacer o porque nos apetece? Es cierto que en la definición del verbo implicar, o su reflexivo implicarse, no aparece por ningún lugar que ésta sea una actividad voluntaria o forzosa. Pero hoy quiero escribir unas líneas sobre la gente que lo hace de forma voluntaria.
Y los protagonistas van a ser Publicitarios Implicados. Se implican en sus trabajos, sus carreras profesionales, sus estudios, sus vidas privadas… y además han decidido de forma totalmente voluntaria implicarse en la comunicación solidaria. Son un total de 134 implicados, 120 colaboradores, entre seniors, juniors y estudiantes de publicidad de toda España, coordinados por 14 implicados más. Todos dedican tiempo, conocimientos y esfuerzo a la creación de campañas de publicidad solidarias. Se han unido para dar voz a las ONGs o Asociaciones más pequeñas (con menos de 5.000 socios), menos conocidas y menos poderosas, pero no por ello con una labor menos importante. Una voz implicada que se disfraza de acción publicitaria o promoción para dar a conocer las ONGs, difundir su actividad y conseguir socios para su causa. Son muchas las campañas realizadas por este colectivo que cuenta cada vez con más asociaciones interesadas en sus servicios. Moviment per la pau, Fundación Vicki Sherpa Eduqual, SOS Racisme, Associació catalana de Cecs i Disminuits Visuals, Fibromialgia y Fatiga Crónica España son algunos de los nombres.
Todo empezó como empiezan todos los proyectos que valen la pena, con muchas dificultades y muchos no por el camino, un día del mes de mayo de 2004 de la mano de Richard Wakefield. Pero fue el lado apasionado de cada uno de sus integrantes lo que hizo de este proyecto algo consolidado y con futuro.
Pero ¿Por qué implicarse en algo así? ¿Qué beneficios se obtienen? Como decía al inicio del texto, a lo largo de la jornada estamos implicados en muchas cosas, tal vez demasiadas. El tiempo es oro, y el dedicado a este proyecto no se paga. Luchamos día tras día contra el reloj para ganarle unos minutos de libertad, instantes para hacer lo que realmente nos venga en gana. Tiempo libre para implicarnos en algo de forma voluntaria. Y eso es precisamente lo que hacen nuestros amigos Publicitarios Implicados. Ya lo entiendo todo, en realidad es sencillo, siempre encuentran tiempo libre para dedicarlo a su causa, pues lo hacen porque les apetece y les gusta.
Invito a todo aquel que quiera implicarse de forma voluntaria un ratito más en este texto, a que lea lo que Publicitarios Implicados nos quieren decir: “Amamos la publicidad y creemos en la solidaridad. Pensamos que hay grandes personas con pequeñas asociaciones que hacen cosas increíbles por los demás, y por eso queremos ser su voz.”
Felicidades Publicitarios Implicados, a veces los sueños se cumplen.