Actualidad
Advertisement

2006, odisea en el ciberespacio: Las Redes Sociales, la revolución de las Relaciones Públicas

Lourdes Sanchez

Con motivo del 15 aniversario de Cohn & Wolfe, queremos reflexionar sobre los cambios que se han producido en la comunicación y las Relaciones Públicas en estos últimos 15 años y cómo se perfila esta profesión en el futuro.

En el año 2000, cuando nació Cohn & Wolfe, aún quedaban unos años, concretamente 6, para ser testigos de lo que iba a suponer una auténtica revolución social, que afectaría directamente a la forma de desempeñar nuestra labor en el campo de las Relaciones Públicas: la aparición de las redes sociales.

Etiqueta, ‘me gusta’, hashtag, tuit, follow, unfollow, trending topic… En el año 2015, son términos que forman parte del vocabulario de la gran mayoría de la humanidad, tanto de los profesionales de la Comunicación como de los ciudadanos de a pie, que hoy no entienden sus vidas sin ellos. 

Si Stanley Kubrick imaginaba ya en los años 60 un mundo de ciencia ficción que plasmó en ‘2001, odisea en el espacio’, bien podría haber dirigido una secuela de esta película que se hubiese titulado ‘2006, Odisea en el ciberespacio’. Y es que fue en este año, 2006, cuando entraron en escena, a nivel global, dos nombres que marcarían la historia de la Comunicación y del mundo: Facebook y Twitter. En su origen, la red de Zuckerberg se limitaba a conectar unas pocas universidades de Estados Unidos y la de Dorsey lanzaba pío píos de pájaros sin apenas respuesta.

La red social Facebook cuenta hoy con más de 1.350 millones de usuarios y la red de microblogging Twitter alcanza los 300 millones. Multitud de personas han cambiado la forma de relacionarse con su entorno social y se agrupan en lo que conocemos como “comunidades virtuales”, que unen a usuarios con intereses comunes, que demuestran el poder de la “inteligencia colectiva”, intercambiando información, fotos y vídeos y compartiendo sus vidas en la Red.

Las marcas comenzaron pronto a detectar el gran valor de toda la información que estaban arrojando sus públicos objetivos, que les permite conocer mejor sus gustos, sus motivaciones y sus necesidades, la percepción que los usuarios tienen sobre su marca, etc., lo que supone la base fundamental para diseñar estrategias de marketing y tomar decisiones de negocio para alcanzar sus objetivos.

Cambia nuestra relación con los medios de comunicación. Los medios online cada vez cobran más peso y además observamos que sus cuentas de Facebook y Twitter actúan de puerta de entrada para muchas visitas, son los medios de los medios. Así que tenemos que adaptar el mensaje a estos “nuevos medios de comunicación” acompañando las notas de prensa con información en diferentes formatos para cada red social: vídeo, enlaces a Facebook, ampliación de contenido en Twitter, imágenes en Flickr, etc. El reto ya no es sólo llegar a los medios, ahora hay que hacerse un hueco en sus redes sociales.

Además, el público que opinaba en las redes generaba a su vez opinión e influía en la marca. Los consumidores tenían un acceso sin precedentes a las marcas y esperaban una respuesta por su parte. La forma de comunicarse con los públicos cambió: las empresas debían comenzar a conversar con ellos, a formar parte de sus vidas de una forma activa y bidireccional. Conseguir la ‘viralidad’ de los contenidos es ahora una de las grandes ambiciones.

Y, por supuesto, los profesionales de las Relaciones Públicas comenzamos a integrar las redes sociales en las estrategias de Comunicación y tuvimos que adaptarnos a ellas. Es entonces donde se dispara nuestra creatividad.

Las redes sociales ponen a prueba nuestra capacidad de storytelling; cambian por completo la narrativa y los ritmos de los mensajes que queremos transmitir;  y hacen que las relaciones con los consumidores sean diferentes.

El papel de la agencia es hacer que la marca tenga una estrategia consistente en todos los puntos de relación con sus audiencias y tratar de que todas las acciones estén lo más conectadas posible y así cada acción involucre a las redes sociales de una manera u otra.

Por otro lado, las redes sociales también son un aliado esencial en las estrategias de SEO de las marcas, no solo el perfil de Google+, sino que cada perfil representa un enlace con peso. Y las redes sociales tienen mucho que ver con esto, hasta el punto de que hace unas semanas Google anunció que comenzará a incluir los tuits en la parte superior de los resultados de búsqueda. Este acuerdo con Twitter hará que las estrategias de posicionamiento en buscadores cambien por completo, y hará que el algoritmo de Google tenga en cuenta los perfiles tanto individuales como de empresa a la hora de indexar los contenidos.

La presencia de una marca en redes sociales parece hoy condición sinequanon para alcanzar su éxito, pero el universo digital es tan amplio y tan versátil, que debemos hacer un ejercicio de análisis y reflexión antes de exponer nuestra marca sin criterio en todas las redes sociales, solo “porque hay que estar ahí”. La coherencia y el control de nuestra imagen y nuestras acciones deben anteponerse a la fiebre social, que, en ocasiones, puede resultar contraproducente.


Lourdes Sanchez, Ejecutiva de cuentas de Cohn & Wolfe

Ver webinar:

 


RSRSS (911 Kb)