Actualidad
Advertisement

“La creatividad está basada en el diálogo del mundo real y virtual”

Ingeniero, científico y artista, Theo Jansen fusiona el arte y la ingeniería para dar vida a criaturas de tubos y botellas de plástico capaces de caminar usando la fuerza del viento.

El objetivo de Jansen es desarrollar un organismo viviente capaz de caminar y sobrevivir de forma autosuficiente, utilizando la fuerza del viento para moverse. La obra del artista, que estuvo ligada al mundo de la publicidad de la mano de la marca BMW,  refleja la evolución de estas criaturas, desde Animaris Vulgaris, que a duras penas conseguía arrastrarse por la arena con la ayuda del viento, hasta la rápida y sofisticada Animaris Plaudents Vela, última generación de las bestias de playa.
 

A través de su obra se puede observar cómo su preocupación sobre el proceso evolutivo es una constante. ¿Cómo definiría la evolución que ha vivido el ser humano  y su mente como fuente generadora de ideas innovadoras?

Gracias a la competencia que ha habido durante los últimos 20.000 años entre tribus, desarrollamos una gran capacidad solidaria (en la tribu misma), una tremenda habilidad para agredir al mundo y una gran capacidad para combatir al enemigo. Somos capaces de pensar dos pasos por delante. Somos capaces de imaginarnos un mundo. Y somos capaces de aparentar que esto está sucediendo. De hecho la imaginación es un mundo virtual. Pienso que la creatividad está basada en el diálogo entre el mundo real y virtual. Tanto es así que juego con el mundo real (los tubos) y mi imaginación se desencadena. Esto funciona como un sistema de retroalimentación continuo. La mayor parte del tiempo no ocurre nada, pero de repente algo especial aparece: ¡una idea innovadora!

Durante más de dos décadas ha vivido por y para sus esculturas. ¿Cuál ha sido la enseñanza más importante que ha aprendido de todos estos proceso creativos?

Que nuestros cerebros son muy similares. Cualquier cosa que hayas pensado de alguien ya ha sido pensado previamente. La creatividad real viene del diálogo (del juego) entre el mundo real y virtual.

¿Cree que su forma de concebir el arte, de trabajar, podría aplicarse al mundo publicitario y sus procesos creativos?

Sí, estoy seguro. Si hubiera sido un diseñador de marcas comerciales hubiera hecho role-plays como la gente. Después de 100 sesiones probablemente se generaría un gran anuncio.

Su obra ha estado ligada al mundo publicitario gracias  a la firma BMW. ¿Ha vuelto a considerar la posibilidad de volver a participar en una campaña de publicidad? ¿Con qué marca cree que sus esculturas se sentirían identificadas?

Casi el 95% del anuncio de BMW estaba relacionado con mi trabajo. Lo ví como una oportunidad para mostrar al mundo mi trabajo. Me encantaría hacer una campaña con una empresa de relojes (Audemart Piquet).

Usted ha bautizado las etapas de la evolución de sus criaturas (Pregluton, Gluton, Lignatum…). Si tuviera que describir el momento creativo que vive la industria publicitaria, ¿qué nombre le daría?

Delicatus Pecuniam Era. La época del  maravilloso dinero.

Sus criaturas animales están hechas a partir de materiales industriales como el plástico o el nylon, pero no utilizan ningún tipo de tecnología. ¿Qué opina de ella y de la transformación social que ha conllevado?

No, no utilizo nada de electrónica. Pero efectivamente internet presentó mi trabajo al mundo. Sin internet se hubiera conocido solo en mi zona, Delft.

 

Las criaturas de Theo Jansen estarán expuestas en el Espacio Fundación Telefónica (c/Fuencarral, 3. Madrid), hasta el próximo 17 de enero.