Actualidad

Cuatro de cada diez usuarios compran ‘premium’

La clave está en la recomendación de este tipo de productos, especialmente tecnológicos y de gran consumo

En el mundo de Internet los caprichos también pueden permitirse de vez en cuando. De acuerdo al informe “Changing Consumer Prosperity” de Nielsen, cuatro de cada diez consumidores españoles realizan una compra online y de manera local, en una tienda que se encuentre en suelo español. En cambio, un 21% declara que lo hace en una tienda online extranjera. En países como India o Turquía, sin embargo, hasta seis de cada diez consumidores compran estos productos por Internet. Si bien lo habitual es que un producto premium se adquiera en la tienda física (un 74% lo hace), el canal online va adquiriendo cada vez mayor peso con el impacto que ello conlleva.

Vista la predisposición de los consumidores para adquirir productos con un valor añadido, lo cierto es que la mejor “publicidad” que podrían recibir es la recomendación de familiares y amigos. Cuatro de cada diez han probado un producto nuevo premium gracias a su entorno más íntimo. No obstante, también funciona la propia investigación (1/3 de los consumidores), mientras que un 24% lo hizo por impulso. La publicidad, ya sea en televisión u online, funcionó para un 22%.

Sin embargo, un artículo premium no es elegido por el consumidor por azar. Para un 40%, ese plus de precio tiene que estar asociado a que el producto aporte un beneficio superior al del resto de la categoría, mientras que para un 37% es cuestión de presentar unos estándares de calidad altos. Asimismo, para uno de cada tres lo importante es que ofrezca algo que no ofrece ningún otro en el mercado. En cambio, lo que menos mueve es el origen del producto, sólo a un 17%.

En cuanto a la compra, el producto por el cual los españoles están dispuestos a hacer un mayor esfuerzo económico es la tecnología, tal como afirma un 34% de los encuestados. El gran consumo también destaca; una carne o pescado de primera sería el primer producto de alimentación por el cual el consumidor pagaría más (32%).