RTVE: varias hipótesis tras el tijeretazo de 200 millones

Tras anunciar el Gobiero el pasado viernes un recorte de 200 millones de euros en su presupuesto, el consejo del ente público medita volver a dar entrada a la publicidad en los canales de televisión públicos.

El regreso de la comunicación comercial a la televisión pública  española podría ser una realidad en breve. Lo que no han conseguido en más de un año los diferentes actores publicitarios, con los anunciantes a la cabeza, se puede hacer realidad a consecuencia de la crisis y los recortes anunciados por el nuevo Gobierno de España. Y es que mañana miércoles el Consejo de Administración de RTVE celebrará una reunión extraordinaria para evaluar los efectos del recorte de 200 millones de euros en el presupuesto de la corporación, anunciados el pasado viernes tras el Consejo de Ministros, según informa El País en su edición digital.

Para hacer frente a este recorte en el presupuesto, que inicialmente estaba previsto en 1.200 millones de euros para 2012, algunos consejeros proponen recuperar la publicidad en TVE un año después de que hubiese desaparecido. Y es que la reducción impuesta del presupuesto equivale a casi un 20% de los ingresos previstos para este año. Los 1.000 millones de euros son considerados ‘insuficientes’ para hacer frente al actual modelo de negocio de RTVE, que incluye seis canales de televisión (La 1, La 2, Canal 24 Horas, Clan, Teledeporte y TVE-HD) y cinco de radio, que retransmiten contenidos públicos de interés general y en algunos casos contenidos deportivos de primer nivel que conllevan grandes desembolsos en derechos de emisión, como los Juegos Olímpicos y la Champions League. No obstante, antes de estudiar soluciones concretas, el Consejo necesita saber “si la reducción de ingresos va también acompañada de una rebaja del techo de gasto”.

Dar entrada a publicidad paliaría el recorte, pero no lo compensaría
Según el rotativo el catedrático de Economía Aplicada y consejero de RTVE propuesto por UGT, Santos Ruesga, propondrá al Consejo el retorno a la publicidad en TVE. “Tres minutos por hora”, matiza. Y explica que el impacto en el espectador no sería muy grande porque ahora la cadena pública tiene autorización para emitir hasta cuatro minutos de autopromociones por hora. Ruesga es partidario de sustituir parte de estas autopromociones por anuncios comerciales.

Esta medida supondría, según sus cálculos, unos ingresos de 100 millones de euros. Pero antes de ponerla en práctica se tendría que solventar un problema. “Habría que modificar la ley de financiación”, apunta Santos Ruesga, que desempeña la presidencia de turno del Consejo de Administración. “Sería la medida menos dañina. Antes de tomarla, el Gobierno consultaría a las cadenas privadas, que no les gustaría porque implicaría una bajada de los precios de la publicidad”. Estos 100 millones de euros quedan muy lejos de los más de 500 millones de euros que el ente público generaba a través de publicidad antes de aplicar el nuevo modelo de financiación, hace poco más de doce meses.

Por su parte los anunciantes, a través de la Asociación de Anunciantes de España (AEA www.anunciantes.com) se ha manifestado a favor de la vuelta parcial de la publicidad a RTVE en las fórmulas que se consideren más adecuadas y sin ampliar el tiempo que en la actualidad se le dedica a los cortes de autopromoción de la propia cadena. Así, dice la AEA; se contribuiría a solucionar el problema de la financiación de RTVE manteniendo los niveles de calidad, la pluralidad de canales y los recursos técnicos y humanos (ver noticia relacionada aquí).

El regreso de la publicidad a la televisión pública afectaría, sin duda alguna, el nuevo modelo de financiación adoptado por el ente público hace un año, que conlleva una subvención mixta formada por el Estado español (prácticamente el 50% del presupuesto total), las operadoras de telecomunicaciones y el resto de cadenas de televisión privadas. Precisamente los actores privados podrían renunciar a financiar a TVE si esta se convierte de nuevo en su competencia en el mercado publicitario.

Para compensar el resto del recorte presupuestario el consejo debatirá la posibilidad de vender derechos deportivos que actualmente ostenta, e incluso el cierre de algún canal. Pero insisten en que cualquiera de las medidas que se adopten no deben afectar a la plantilla ni a la estructura territorial del grupo. La primera opción afectaría a uno de los contenidos estrella de la televisión pública: el fútbol (Champions League y los partidos de la Selección Nacional de Fútbol), con los que la cadena consigue los niveles más altos de audiencia. E igualmente se podría ver afectada la cobertura de los próximos Juegos Olímpicos de Londres 2012. Entre la compra de derechos y los gastos de producción, la emisión de este evento deportivo mundial le cuesta a TVE alrededor de 70 millones de euros. Una apuesta arriesgada para cualquier otra cadena pues se trata de un producto tradicionalmente complicado a la hora de comercializar y que genera una audiencia reducida en muy poco tiempo.

Otra de las hipótesis pasaría por el cierre de alguno de los canales de televisión. Los consejeros consultados por Elpais.com apuestan por echar el cierre a Teledeporte, aunque consideran que el ahorro sería mínimo porque los derechos audiovisuales están ya comprados. Además la mayoría no considera viable una nueva reducción de plantilla tras el ERE que afectó a 4.000 profesionales apenas cuatro años atrás.
 
¿Un plan sostenible en peligro?
Desde que TVE dejó de emitir publicidad, hace un año, su financiación depende de la subvención estatal (580 millones de euros en 2010), la tasa radioeléctrica y las aportaciones de los operadores de telecomunicaciones y de las cadenas privadas. En total, 1.200 millones de euros de ingresos. Pero los recelos de los operadores a pagar obligaron a RTVE a cerrar el año 2010 en números rojos. Sus pérdidas rondaban los 47 millones de euros. La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones revisó las liquidaciones de las compañías de telecomunicaciones y de televisión privada y en noviembre les obligó a pagar otros 56 millones. Con esta nueva liquidación, los números rojos pasaron a negros. Y aún habrá un superávit de nueve millones.

A pesar de aplicar el nuevo sistema de financiación, contar con menor presupuesto para generar contenidos y deshacerse de derechos de emisión de eventos deportivos como el Motociclismo,  TVE se ha mantenido como líder en audiencia en el mercado audiovisual.