Los silver surfers ganan terreno en el e-commerce

El 60% de los consumidores mayores de 50 años de todo el mundo ya ha comprado algún producto o servicio online con un gasto medio por pedido un 25% mayor que el resto de consumidores

Aunque los millenials son los usuarios más activos de internet, lo cierto es que existen ciertos estereotipos sobre este target que están poniendo barreras en el desarrollo del comercio electrónico. De hecho, y a pesar de que el target senior también existe en la red, está lejos de ser atractivo y positivo para las tiendas de comercio electrónico; de hecho se considera que los usuarios de internet mayores de 50 años son amateurs y que las compras online suponen un reto para ellos debido a su supuesta complejidad. Pero en realidad, el típico usuario de comercio electrónico es mayor de lo que pensamos. Según el estudio de Futures Company´s Global Monitor, el 60% de los consumidores mayores de 50 años de todo el mundo confirman haber hecho compras de algún producto o servicio online, comparado con el 51% de entre 16 y 34 años, y el 56% de los de 35 y 49 años. Estos datos son válidos para la mayoría de países: los consumidores mayores de 50 años son un poco más propensos a hacer compras online. Al fin y al cabo, parece que los millennials y los silver surfers tienen más similitudes que diferencias.

Teniendo esto en cuenta, los seniors son un target potente a valorar y los comercios electrónicos no deberían ignorarles por varias razones: el número total de gente mayor está creciendo, igual que el porcentaje de seniors conectados. Por lo tanto, los compradores online en esta franja de edad no hacen más que aumentar. De hecho, este grupo de compradores está en auge más que cualquier otro ya que el uso de internet está casi saturado entre otros grupos de población. Los datos de Rakuten en España, por ejemplo, ponen de relieve que una gran parte de estos usuarios está en búsqueda de productos de calidad y que es un grupo generalmente leal a las marcas. La franja de consumidores mayores en España es un grupo al que no le preocupa tan especialmente el precio, lo que suscita una gran oportunidad para las tiendas a la hora de encontrar un target con mayor valor adquisitivo. En nuestro país, los compradores mayores de 60 años tienen un gasto medio por pedido más alto que el resto de consumidores, concretamente un 25% más. Igualmente, disponen de más tiempo para dedicar a sus actividades de ocio o intereses.

De todos modos, antes de que las tiendas empiecen a dirigir sus campañas a este target emergente o no explotado, es interesante saber cuántos consumidores mayores están interesados en la tecnología en general. Según el Consumer Barometer 2014 de Google, la proporción de la gente que tiene más de 55 años y que se conecta diariamente a internet va desde el 62% en Alemania y el 63% en los EEUU, hasta el 70% o un poco más en el Reino Unido, España y Francia. De estos mercados, Reino Unido tiene los porcentajes más altos, con un 53% que busca información y un 46% que compra online; seguido por Francia, con un 51% y un 34%, respectivamente. En lo que se refiere al uso de dispositivos, en Noruega, un 10% usa tablets para comprar en Internet, mientras que en España y en los EE. UU. lo hace un 7% y en el Reino Unido, un 5%. En cambio, las compras con smartphone están por debajo de estas cifras, excepto en España, donde el 7% de los silver surfers compra a través de su smartphone y el 4% en los EE.UU.

Los seniors usan los mismos dispositivos que los jóvenes a la hora de realizar compras online, a la vez que buscan los mismos productos que ellos. También según Rakuten España, los silver surfers cada vez utilizan más sus dispositivos móviles para realizar sus compras por internet, lo que significa que tampoco existe una gran diferencia con los hábitos de los millennials. Así que aunque los silver surfers son más felices en general usando una pantalla más grande, es imprescindible cuidar a este grupo de internautas que seguirá creciendo a medida que se vuelva más confiado con el comercio electrónico, de la misma forma que lo ha hecho el público que ha crecido con la tecnología.