Verse se fija en los millennials y redefine el comportamiento financiero del consumidor

La fintech española ha conseguido la licencia de pagos europea y se suma así a gigantes de internet como Google y se convierte en la primera aplicación de pagos P2P en conseguir una licencia de dinero electrónico en Lituania, consolidándose como el disruptor en España de las plataformas de pago tradicionales

La evolución de la cuenta corriente hacia una herramienta social de pagos que elimine la fricción de las transacciones financieras entre amigos y en comercios ya es posible. Verse es la primera fintech de pagos española en obtener una licencia por parte del Banco de Lituania (Lietuvos Banka), que le autoriza a operar no solo en Lituania, sino en la totalidad del Espacio Económico Europeo.

Gracias a esta licencia, podrá gestionar las transacciones del día a día de los más de quinientos mil millennials que ya utilizan su plataforma, sin apoyo alguno de su infraestructura en la banca tradicional. Con esta licencia, Verse se suma a gigantes de Internet como Google que han elegido Lituania como hub para sus operaciones fintech.

Operar legalmente desde Lituania “nos permitirá tener libertad de acción en todos los países europeos, además de darnos acceso a la infraestructura de pagos instantáneos de la UE. Lituania ha creado el ecosistema fintech más ágil y eficiente de toda Europa”, explica Bernardo Hernández, presidente y CEO de Verse.

Desde que hace 18 meses, Bernardo Hernández, emprendedor y ex ejecutivo de Google y Yahoo, se hiciera cargo de la compañía como CEO y Presidente, Verse ha multiplicado por 8 el número de usuarios que hacen transacciones cada mes. Este incremento ha permitido que Verse haya multiplicado por 17 el volumen de transacciones realizadas en el último año y medio, alcanzando un volumen total transaccionado de 150 millones de euros.

“Es un momento crítico para el dinero y la tecnología. La eliminación de los intermediarios en la relación entre el proveedor y el consumidor que hemos visto en otras industrias como las telecomunicaciones o los medios de comunicación, ha llegado a la banca. Disrumpir la relación directa entre los bancos tradicionales y el consumidor final será el catalizador de la revolución fintech y, en Verse, apostamos por ser un jugador clave en este cambio”, asegura Hernández.

Esta aprobación de la licencia europea de pagos coincide con el cierre la ronda de financiación seed de Verse por valor de 7 millones de euros, liderada por Greycroft Partners LLC y con inversores internacionales como Expon Capital, Nikesh Arora, Alan Patricof, Martin Varsavsky, David Stern y Charlie Songhurst. Con este capital, la app se expandirá a otros mercados europeos como Italia, Francia y Portugal. Verse lanza su producto de QR para comercios y entre particulares.

Con esta nueva funcionalidad pagar será tan sencillo como apuntar la cámara de tu móvil a un QR, convirtiendo el pago por móvil en algo extraordinariamente rápido. Esta forma de pago ya es un estándar en muchos países asiáticos donde empresas como Alipay o WeChat cuentan ya con miles de millones usuarios.

Verse no es un banco, ni pretende serlo. En este sentido, el desarrollo de la tecnología por la que apuesta Verse permite que la gestión del dinero del día a día no tenga por qué depender de un banco. Esta aplicación está redefiniendo el comportamiento financiero del consumidor hasta el punto de que algo tan íntimo como los pagos está adquiriendo una dimensión social. Concretamente, el 75% de los usuarios de Verse hace público el concepto de sus transacciones y muchos de ellos utilizan los populares emojis para ello.

La comodidad y utilidad para gestionar el dinero en Verse hace que sus más de 500.000 usuarios registrados hayan movido más de 150 millones de euros hasta la fecha y el 9 de cada 10 transfiera el 25% de su nómina a Verse para desde ahí pagar los gastos del día a día como la cena de pareja, un regalo de cumpleaños o el viaje de amigos del fin de semana.

Infografía de cómo utilizar la app de Verse | Fuente: Verse