La AUC denuncia la publicidad de bebidas alcohólicas en las calles de Madrid

Alega que la publicidad de produictos de alta graduación está prohibida por la legislación.

La Asociación de Usuarios de la Comunicación ha denunciado la presencia de anuncios de bebidas alcohólicas de alta graduación en las calles de Madrid pese a estar "prohibida por la legislación", según señala su comunicado oficial. AUC señala que en 2012 la Ley sobre Drogodependencias de la Comunidad de Madrid prohibió la venta, el consumo y la publicidad de bebidas alcohólicas en la vía pública, a pesar de lo cual los anuncios de esas bebidas "han seguido prodigándose durante una década sin cortapisas apreciables".

"Después de casi una década de denuncias infructuosas ante la Agencia Antidroga de la Comunidad de Madrid contra ese tipo de comunicación comercial, en noviembre de 2011, el Gobierno autonómico modificó la norma para flexibilizar su aplicación y permitir la publicidad exterior en el caso de bebidas fermentadas de baja graduación (vinos, cervezas, sidra), pero sigue estando prohibidos los anuncios de exterior de ron, ginebra, whisky y otras bebidas espirituosas", señalan sus responsables.

La Asociación recuerda también que la Ley General de Publicidad prohibía desde el año 1988 y a nivel estatal la publicidad de bebidas alcohólicas “en aquellos lugares en los que está prohibida su venta o consumo”. Desde el 27 de diciembre, la recién aprobada Ley de medidas urgentes de liberalización del comercio y de determinados servicios, siguiendo la estela de la Administración madrileña, ha liberalizado esa publicidad en el caso de bebidas de menor graduación, "pero de nuevo ello no afecta a la ilegalidad de las comunicaciones comerciales de bebidas con más de 20 grados, que siguen impunemente desarrollando su comunicación comercial en la calle", detallan..

Además de presentar denuncias administrativas la asociación ha acudido también a los tribunales, obteniendo varias sentencias favorables tanto en audiencia provincial como en el Tribunal Supremo.

La industria trata de argumentar que esa publicidad exterior no es, en puridad, publicidad en la vía pública, ya que se encuentra ubicada en fachadas o solares que tienen la condición de dominio privado. "Pretenden ignorar así que una cosa es el mensaje comercial y otra distinta es el soporte en el que se ubica. El proceso comunicativo, la difusión del mensaje, se produce cuando dicho mensaje es percibido por los que pasan por la calle y ven el cartel o la pantalla, de modo que es en ese espacio público en el que la actividad publicitaria adquiere su sentido. Esa realidad explica, por ejemplo, que la legislación sobre tabaco permita la publicidad en los estancos, pero orientada hacia el interior del establecimiento y nunca hacia la calle", recalcan desde la AUC.