Hablemos humano

Por Baldiri Ros, Director Creativo Ejecutivo en Gyro Madrid y miembro del Global Creative Council de Gyro.

Vivimos en la era de los datos, el Big Data inunda el sector. Datos de todos los colores y formas, intentando descifrar la personalidad de cada uno. Pero en esta era, las personas siguen tomando decisiones más basadas en las emociones, que en la razón. Porque, al fin y al cabo, no somos tan predecibles como pensamos. La gente se mueve por instinto, oye lo que quiere y elige su propia realidad.

Los datos solo nos cuentan una parte de la realidad de las personas, nos hablan de una conducta, de una afinidad, o de un me gusta. Sabemos dónde estás, con quién estás y hasta qué estás escuchando. Pero si no entendemos que los datos hablan solo de una parte de la conducta humana y no van acompañados de emociones, nos convertimos en máquinas hablando a personas sin ningún tipo de afinidad. Llenando el mundo de palabras vacías que nadie quiere escuchar.

La misma palabra gritada al viento o susurrada, puede cambiar por completo su significado. Escuchamos de forma diferente según nuestro estado de ánimo, según el lugar o el momento. No es lo mismo un saludo en la calle o una caña en un bar. El tiempo que destinamos a cada relación es distinto. Las marcas tienen que entender esto y volver a hablar humano. La cultura de empresa, su parte más humana, cómo actúa, cómo piensa, es uno de los atributos más importantes para las personas a la hora de elegir una marca y si no son capaces de transmitir esta parte más emocional y humana, estarán cada vez más lejos de su consumidor.

El éxito de las relaciones humanas, no solo es el conocimiento, que también, sino el entendimiento, el comprender qué es lo que se piensa y por qué se actúa de esa manera. Podemos saber todo lo que hace, pero ¿sabemos realmente qué le mueve a hacerlo? Aquí, radica el éxito de la comunicación, en encontrar aquello que nos empuja a movernos, a tomar una decisión y transmitirlo en el momento correcto, en definitiva, entendernos.

En esta era de los datos, de la razón, la precisión tiene que ir siempre acompañada de un valor emocional para humanizarla y permitir que el mensaje atraviese la coraza que tenemos frente a los mensajes publicitarios. El contenido y el contexto. La precisión y las emociones actuando juntas para provocar una respuesta. El mensaje y el medio trabajando juntos para construir ideas que sean humanamente relevantes.

Ideas que empiezan en la precisión, en el conocimiento, para encontrar realmente aquello que nos mueve, lo que nos lleva a tomar decisiones y transmitirlas de una forma emocional, con valor humano. Entendamos con quién vamos a hablar, pensemos qué le queremos decir y encontremos el mejor lugar para contárselo. Comunicación hecha por personas, para personas.

Humanicemos el dato, pongamos emoción a la precisión y volvamos a hablar humano.


Baldiri Ros- bio: Creativo apasionado, Licenciado en Diseño Industrial, con más de 15 años de experiencia en el mundo de la publicidad y comunicación. He pasado por agencias como FCB y La Despensa desempeñando cargos de Director Creativo Digital y Director Creativo respectivamente. Previamente trabaje como Creativo senior y Project Manager en Lorem Ipsum, agencia Digital en Barcelona.  Actualmente, Director Creativo Ejecutivo en Gyro Madrid y miembro del Global Creative Council de Gyro.