“A un fartón de distancia”, el nuevo corto de Fartons Polo

La marca española lana un corto de animación sobre el origen de los fartons que se remonta a 1960, cuando la familia Polo inventó y lanzó dicho producto. La historia hace un guiño al contexto actual y propone una nueva distancia máxima de separación entre personas: lo que mide un fartón.

La marca española Fartons Polo ha presentado esta semana la precuela de su primer corto de animación, “Sangre de Horchata”, que esta vez lleva por nombre “A un fartón de distancia”. La historia se remonta a la Alboraya de 1960 para mostrarnos el origen del fartón, un bollo alargado, dulce y esponjoso creado especialmente para mojar en la horchata, que con el tiempo se ha convertido en el estandarte del pueblo de Alboraya, cuna de la horchata. La nueva historia también hace alusión al momento social que estamos viviendo en la actualidad, que nos obliga a guardar una distancia de seguridad entre personas. En este sentido, la marca sueña con una nueva distancia de separación: lo que mide un fartón, “la distancia perfecta volver a darnos la mano, para sentarnos codo con codo, para bailar bien pegados. La distancia perfecta para no volver a distanciarnos”.

El principal objetivo de la campaña, creada por la Agencia Kids, es “poner en valor un producto tan nuestro como es el fartón y recordarnos que se trata de un producto que nació para ser compartido y que, por lo tanto, ha conseguido unir a las personas alrededor de un vaso de horchata. Algo que en estos tiempos echamos tanto de menos”.

Además del corto de animación, y siguiendo con el precedente sentado en la campaña anterior, la marca Fartons Polo mantendrá su colaboración con el Centro de Transfusión de la Comunidad Valenciana, y abastecerá a los principales puntos de donación con horchata y fartons a fin de promover la donación de sangre.