KH-7 apuesta por el suspense en su nueva campaña publicitaria

Oriol Villar dirige el último spot de la marca apostando por una comunicación alejada de los tópicos del mundo de la limpieza

De la mano del creativo Oriol Villar, KH-7 ha lanzando su última campaña publicitaria, ‘Yo nunca fallo’. La acción, transcurre en una casa, donde el protagonista habla de su trabajo y del don que tiene para hacerlo a la perfección. Poco a poco, y con la idea de impactar al espectador rompiendo los tópicos de la publicidad de productos de limpieza, el ambiente que se crea va adquiriendo mayores dosis de suspense, hasta que al final se descubre la verdadera trama. 

El objetivo de Villar era asociar la superioridad de fórmula del producto con la capacidad de cumplir su función, generando a la vez un impacto que no dejara indiferente al espectador. De esta forma, el concepto ‘Yo nunca fallo’ se asocia a la fiabilidad que promete la marca. El sport, de 80 segundos, cuenta con dos versiones cortas de 40 y 10 segundos, que se estrenarán paulatinamente durante el mes de enero y febrero en las principales cadenas de televisión.

Explicar la marca y el producto desde un punto de vista diferente y con la voluntad de sorprender es un valor que ha acompañado ya a otras campañas de KH-7. En 2011, Bigas Luna jugó con su particular universo erótico; en 2013 Juan Antonio Bayona tomó el relevo rodando un corto de ciencia-ficción para la marca; Fernando Trueba se inspiró en el camarote de los hermanos Marx para mostrar la versatilidad de uso de KH-7 en 2015 y ahora Oriol Villar amplia el círculo con una historia de intriga. 

El nuevo anuncio también se puede ver en el canal oficial de YouTube de KH-7 y circula en las redes sociales con el hashtag #kh7yonuncafallo. Asimismo, la marca ha creado un microsite específico en su web para conocer más sobre esta historia de intriga, con un concurso para premiar a sus seguidores.