SodaStream, Scarlett, la censura e internet

La marca que permite a los consumidores fabricar sus propios refrescos caseros vuelve a a atacar a Coca-Cola y Pepsi en la campaña que ha ideado de cara a la próxima edición de la Superbowl, con claros tintes sexuales y protagonizada por la actriz Scarlett Johansson.

Ya hay polémica publicitaria para esta edición de la Super Bowl americana y viene de la mano de la cadena Fox (titular de la emisión de este super evento deportivo con cientos de millones de audiencia) y de la marca Sodastream (SodaStream). Y es que la firma que posibilita a los consumidores fabricarse en casa sus propios refrescos con sus sabores favoritos ha vuelto a atacar a Coca-Cola y Pepsi en la campaña que ha creado específicamente para este evento. Y claro, el problema es que Pepsi es uno de los mayores patrocinadores de la Superbowl, con contratos privados con la Fox, que ha pedido a SodaStream la retirada del spot o bien emitir una nueva versión con la supresión donde alude a las dos marcas competidoras.

El spot, protagonizado por Scarlett Johansson, contiene una alta carga sexual irónica al simular una felación aprovechando que la actriz suciona el refresco con una pajita. Pero el problema es la frase con la que cierra el anuncio, tras dejar claras las ventajas del producto y su preferencia por este ante otras ofertas del mercado: "Sorry, Coke and Pepsi".

En realidad SodaStream es un sistema que te permite hacer tus propios refrescos en casa (una invento creado y lanzado al mercado hace más de tres décadas, pero que ahora se ha vuelto a comercializar) y tiene como objetivo introducirse en la lucha del mercado de refrescos compitiendo con las dos principales firmas. Aunque el spot esta rodado para emitirse durante la Super Bowl este fin de semana, la marca ha realizado un avance a través de su cuenta oficial en Youtube, alcanzando más de 5 millones de visionados en apenas tres días.