Actualidad

El sentido de la vida

Alberto Lago es audience planner en The&Partnership

Además de ser el título de una película de los Monty Python y una de las preguntas existenciales por excelencia, el sentido de la vida es el tema de estudio de una investigación del prestigioso centro de investigación americano Pew Research Centre publicada hace unos meses. Durante la primavera de 2021 recabaron información de casi 19.000 adultos de diecisiete economías avanzadas entre las que se encuentra España.

Aunque intentar averiguar el sentido de la vida puede sonar pretencioso, el proceso de escucha y recogida de los elementos que dotan de sentido a la vida de la gente resulta muy interesante. ¿Qué es lo fundamental para su felicidad? ¿Cuánto de eso es exclusivo de una sociedad determinada y cuánto de eso es compartido por otras culturas? A continuación, vamos a intentar hacer una síntesis de algunas de las principales conclusiones del estudio.

Antes de entrar en particularidades conviene señalar que se pueden distinguir de entre todas las respuestas tres grandes ejes que dotan de sentido la vida en los diferentes países. El primero sería que los demás den sentido a la vida, otro encontrarlo a través lo que uno mismo hace y, finalmente, hacerlo gracias a una visión de gran conjunto, al panorama general. A estas tres líneas principales habría que añadirles una capa más circunstancial de cómo afecta lo externo, el entorno, y cómo lo ha hecho la crisis de la COVID 19 en particular.

Entrando ya a analizar el contenido, en el estudio se ponen de relieve algunas cosas como que los estadounidenses citan la fe como uno de los cinco factores más importantes que dan sentido a su vida, siendo los únicos que cuelan esta opción en los puestos más altos. También el trabajo, la calidad de vida, la salud o los amigos aparecen en mayor o menor medida entre las opciones en todas las economías.

Pero en líneas generales, del estudio se desprende que predomina una fuente de significado para la vida: la familia. Hasta en 14 de las 17 economías avanzadas encuestadas la familia es la primera opción. Destacan de sus relaciones el tiempo de calidad que pasa con sus parientes, el orgullo que sienten por los logros de estos e incluso el deseo de vivir la vida de manera que deje un mundo mejor para sus descendientes. Es en este punto donde viene la primera sorpresa: España es uno de los tres países que no cita la familia en primer lugar, relegándola hasta una cuarta posición, la más baja de toda la lista. El debate está servido.

Una de las cosas más interesantes que permite el estudio es ver patrones comunes entre distintas culturas. Por ejemplo, cómo Australia y Nueva Zelanda coinciden en sus principales fuentes. O cómo estadounidenses y británicos coinciden en sus dos primeras opciones mientras que Canadá está más en sintonía con países europeos como Francia, Alemania o Italia.

Los asiáticos se desmarcan un poco del resto. Lo que más diferencia es que encuentran en el concepto de sociedad una fuente de significado en la vida muy importante. En Taiwán ocupa la primera posición, algo muy representativo de la situación actual de este pueblo. Singapur lo deja en tercera posición y Corea del sur en la quinta, junto con la libertad. Dos conceptos que, colocados juntos, tan bien retratan la situación política y social de los coreanos. El concepto de sociedad también está en el top 5 de los oceánicos y solamente en el de un país europeo, España.

Como hemos visto un poco hasta ahora España no se alinea particularmente con ningún país de su entorno o de los que consideraríamos culturalmente afines. Somos los únicos que elegimos la salud como el elemento más importante que da sentido a nuestra vida. ¿Será por las evidentes secuelas de la pandemia, por el envejecimiento de la población o debido a nuestro reputado sistema de salud pública? Revisando todas las respuestas podríamos decir que el país más afín de acuerdo con el estudio es Corea del Sur.

Estos resultados abren la puerta a reflexiones muy interesantes. ¿La famosa calidad de vida española será el motivo de que seamos el único país europeo para el que el concepto de sociedad significa tanto? ¿Son los amigos la gran ausencia o es que no son tan importantes como creemos? ¿Nos retratamos como una sociedad materialista y egoísta por priorizar tanto el trabajo y preocuparnos por conseguir un buen nivel de vida?

Se podrían dedicar horas a revisar los resultados del estudio que, lejos de sentar cátedra, lo que sienta son las bases de un debate profundo sobre la sociedad, las prioridades personales, las creencias, las motivaciones... Confirma y desmiente tópicos, pero sobre todo hace reflexionar.

Para terminar, me serviré de las palabras de cierre de la película de Cleese y Jones, ahora más vigentes que nunca: “Intenten ser amables, no coman grasas, lean un libro de vez en cuando, den algunos paseos y vivan en paz y armonía con las gentes de todos los credos y naciones”. Hasta la próxima.

Imagen de entrada de 123rf


Alberto Lago es Audience Planner en The&Partnership. Su responsabilidad es identificar fuentes de crecimiento para el negocio de los clientes a través del análisis de los consumidores, comprendiendo sus verdaderas motivaciones y convirtiéndolas en oportunidades para conectar con las marcas. Graduado en Marketing por ESIC es especialista,además, en estrategia digital a través del Máster en Marketing Digital por ICEMD. 
Cuenta con formaciones complementarias en eSports, Growth Hacking o Brand Strategy, entre otras. Ha desarrollado su carrera profesional en agencias de medios, trabajando para clientes nacionales e internacionales como Kellogg’s, Calidad Pascual, Toyota, Electronic Arts o Decathlon. Trabajando para este último, obtuvo un Premio Eficacia a la Mejor Campaña de Producto/Servicio. Curioso por naturaleza, apasionado de la literatura y el cine, siempre tiene un ojo puesto en el panorama internacional para volcar todo esto en su trabajo.