Metaverse for dummies

Por Mariano Lesser

Desde que Facebook es Meta, el Metaverso se ha convertido en un palabro de moda, generando expectativas y desconcierto en partes iguales. ¿Es una promesa de un nuevo futuro, una nueva economía, una nueva realidad? ¿O es más de lo mismo, otra estrategia de las grandes corporaciones para controlar internet y nuestros datos? Si estas leyendo esto, es que estás empezando a aceptar que el Metaverso ya está aquí. Tanto lo quieras o no, en algún momento sabes que va a formar parte de tu vida, de tu trabajo, de tus hijos o de tu futuro entretenimiento. Así que debemos saber de que se trata.

El concepto Metaverso apareció a principio de los 90’s en el libro “Snow Crash” de Neal Stephenson, donde desarrollaba espacios virtuales y avatares como representaciones digitales de la vida real. Treinta años después, el metaverso se entiende como la unión de múltiples plataformas (universos). Una convergencia de la realidad física (mejorada virtualmente) con el espacio virtual, una fusión que permite a los usuarios experimentar estos múltiples universos, de forma continuada y en tiempo real. Un mundo interconectado e ilimitado donde nuestras vidas digitales y físicas convergen por completo.

Etimológicamente la palabra metaverso podríamos definirla como Meta=dentro. El universo “dentro” del universo

Existen varias tecnologías asociadas al metaverso, como las gafas virtuales u otros dispositivos similares, pero también nuestros móviles, cada vez más potentes, integraran las tecnologías XR, RV, RA (extendida, virtual y aumentada) con más facilidad y rapidez. El metaverso será la suma de todo lo que conocemos hoy de internet, más los mundos virtuales y aumentados. Básicamente funcionaría como un internet tridimensional, donde no sólo miras y escuchas, si no que a través de tecnologías hápticas y sensores podremos “sentir” internet.

¿Pero a ver… qué tiene que ver el blockchain y las criptomonedas en todo esto?

Muchos de los universos virtuales funcionan con tecnología basada en blockchain, uno de los métodos más seguros y sólidos para establecer una identidad digital o propiedad de bienes. Lo que compras en el mundo digital, gracias al blockchain queda registrado para siempre y lo puedes monetizar, vender, alquilar o heredar. Cada plataforma cuenta con su propia economía, con su propia moneda, mercados de compra y venta de activos digitales, avatares y numerosas oportunidades de monetización, como acciones que simulan ser trabajos (y son remunerados). Decentraland, por ejemplo, se basa en la cadena de bloques de Ethereum. Allí puedes comprar activos digitales (parcelas virtuales) conocidos como LAND, que debes pagar con su cripto MANA. Tus propiedades virtuales se almacenan en forma de token no fungibles (NFT) en tu wallet.

WTF ¿Qué es un NFT?

En palabras simples, un token no fungible es un certificado digital de propiedad. Puede ser cualquier tipo de activo digital, como una casa, barco, coche, ropa, imagen, audio, video, meme o tuit. Otra característica de los NFT es que son interoperables, es decir, puedes llevar un NFT de un universo a otro; una skin que compraste en un videojuego, o una pieza de arte podrías utilizarla, venderla, cambiarla o hacer lo que quieras con ella. Como Eminem o Snoop Dog que utilizaron la imagen de sus Bored Apes en los videoclips.

Los NFT siguen siendo una tecnología muy reciente y todavía no alcanzamos a ver todas las formas en las que será empleada, debemos tener la mente abierta y estar atentos a que se va construyendo. Para los creadores digitales es una oportunidad. Ya sean músicos, o cualquier tipo de artista digital, podrían sacar beneficio de ellas, sin intermediarios, ya que no están vinculadas a ninguna plataforma en particular.

Identidades digitales, virtuales, avatares, ¿son todo lo mismo?

Actualmente nos comunicamos por texto, voz o vídeo, pero en el futuro lo haremos a través de avatares con la misma naturalidad. Y al no tener limitaciones físicas, tenemos la oportunidad de experimentar con identidades más allá de nuestros cuerpos, edades y capacidades. Podremos adoptar múltiples identidades y movernos entre subculturas digitales con una mayor sensación de libertad y fluidez. Todo esto aumentará la demanda de productos y servicios o cualquier experiencia hecha a la medida de las necesidades virtuales de los usuarios. Porque necesitaremos vestirnos, trabajar y entretenernos en mundos simulados.

¿Y mi seguridad, privacidad y datos estarán protegidos?

La principal preocupación en el metaverso es la seguridad. Porque las personas traen consigo sus identidades y valores al metaverso, entonces los problemas de protección de datos y privacidad son mucho mayores. Otro tema importante es la regulación (o no regulación) del metaverso, porque todo lo malo que tiene internet hoy (xenofobia, violencia, abusos, robo de datos) seguirá existiendo de forma virtual, multiplicándose viralmente por plataformas sin normas ni control. Por esta y otras cuestiones empieza a surgir el concepto “Betterverse” un metaverso que represente equidad, inclusión, accesibilidad, transformación y mejoramiento personal y planetario.

¿Las máquinas van a quitarme el trabajo, que puedo aprender?

¡Es tiempo de construcción! Una oportunidad única en la historia donde podemos adoptar una nueva tecnología y a la vez, ser partícipes en la construcción de esta misma tecnología. Todas las disciplinas del diseño y la creatividad deberán ayudar a crear el Metaverso y sus nuevas formas de conectarse, monetizar y experimentar el mundo virtual. Y es exponencial, porque existen muchas maneras de desarrollarlo, pero a la vez están todas interconectadas. ¡Así que tienes muchas posibilidades de crecimiento! Piensa cómo puedes potenciar las habilidades que ya tienes hoy, y busca mezclarlas con nuevos skills que necesitarás en el futuro; habilidades cognitivas para darle forma al metaverso, habilidades técnicas para la creación de contenidos, y habilidades conceptuales, para contar historias y humanizar los procesos y experiencias digitales.

¿Y qué papel pueden jugar las marcas?

Se predice que el impacto del metaverso será significativo en todas las industrias. Ya estamos viendo que muchas marcas y agencias de publicidad están ansiosas por formar parte del metaverso. Es una transformación muy desordenada, porque aparecen muchas iniciativas, todas desconectadas, que aspiran a ser una piececita de ese futuro. Las empresas que trabajen en estas tecnologías, aunque no triunfen, tendrán talento formado en ellas. Y esto será muy valioso.

En el metaverso, las marcas deberán pensar más allá de los productos físicos, deben pensar nuevos modelos de negocio, a través de las experiencias. La interactividad digital puede trascender al mundo real: por ejemplo, un avatar podría entrar en una pizzería virtual y ordenar una pizza Carbonara, y hacer que nos llegue a nuestro domicilio real. Debemos pensarlo como una experiencia más de usuario. Pensar como transmitimos el valor de producto (aspiracional) a lo digital, con experiencias adicionales, como loyalties, versiones limitadas o gamificación.

Pero también debemos entender que hacer algo en el Metaverso no es fácil. Porque el Metaverso es social, es una comunidad. Y si queremos que la gente quiera pagar o pertenecer (lo aspiracional), debemos crear algo importante, algo que realmente genere valor para ellos. Las marcas deben trabajar duro para encontrar formas creativas de ser relevantes en la vida de las personas. Co-crear y asociarse con comunidades digitales y desempeñar un papel en su cultura, profundizando el compromiso de los usuarios con las marcas.

Debemos pensar muy bien cuál es el propósito, porque estos proyectos son difíciles tecnológicamente y conceptualmente. No se hacen en una semana, y tienen un alto coste.

Pero entonces, realmente … ¿qué piensas del metaverso?

Para mi el metaverso es nuevo, emocionante y lleno de oportunidades. Un lugar donde puedes construir nuevas identidades, conocer gente nueva, vivir y sentir universos mágicos, crear tus propios activos y monetizar tus creaciones como nunca antes. Es verdad que todavía no tiene una utilidad real y necesaria, pero como ha pasado con la internet 2.0, ha empezado poco a poco, primero cambiando nuestra forma de sociabilizar, de hacer amigos, de tener sexo, de viajar. Y mucho tiempo después (casi 30 años) el e-commerce se ha consolidado.

El metaverso será una expansión de internet, pero como todo en la vida, se expande lo bueno y lo malo. Consideraciones delicadas como la seguridad, la identidad, la autoexpresión, la inclusión, la accesibilidad y la sostenibilidad, temas que todavía no tenemos solucionados en el mundo físico, deberemos abordarlas también en el mundo virtual.

El metaverso promete ser una extensión de nuestras vidas mejorada por la tecnología. Un mundo digital donde podemos reunirnos, interactuar, comprar, crear, mirar y jugar, todo en armonía con el mundo que ya tenemos. Porque como seres humanos, necesitamos vivir en la realidad analógica para ser realmente felices. Interactuar con gente de carne y hueso, compartir, abrazar. Ver el sol, pasear por el bosque, por la playa. Estamos genéticamente diseñados para esto. Y lo digital nunca podrá reemplazarlo. Así que no dejes de vivir la vida, pero aprovecha los beneficios de la tecnología.

El metaverso ya está aquí. Disfrútalo.

 


Mariano Lesser (LinkedIn) es CDO en Aktiva Brand Experience Design. Ha trabajado en agencias de publicidad desde los 18 años, desarrollando un gran número de perfiles diferentes: becario, director de arte junior, director de arte senior, creative director y chief desing officer. Desde hace 20 años, es socio fundador de Aktiva Design. Ha realizado formación como graphic designer, fotografía, fotoperiodismo, digital design & design thinking, liderazgo y people management en ESADE; además de ser profesor en diferentes universidades de Barcelona como IDEP, EINA e IQS y jurado de varios premios internacionales como Veredictas, Ecopackaging, IPA Awards, Digital Beauty Awards, etc.