Actualidad
Advertisement

Caso de éxito: La Vecina Rubia, la influencer con ‘pelazo’ que todas las marcas quieren fichar

Más de 4 millones de seguidores y 30 millones de reacciones en sus publicaciones han convertido a la más rubia en la influencer más activa de 2019, superando a la tan presente instagramer Paula Echevarría

La única persona capaz de permanecer en la sombra aunque el resplandor de su ‘brilli-brilli’ traspase fronteras es la rubia más rubia de las rubias, y encima tiene pelazo. A pesar de que no se conoce ni su nombre real ni su rostro, La Vecina Rubia se posiciona como una de las mujeres más queridas en el entorno social media en España gracias a su creatividad iridiscente, que le ha permitido superar realidades, hashtags e incluso ser trending topic. Ante el éxito del perfil a través de las redes sociales, Smartup ha analizado el reinado de su perfil en las distintas plataformas y el por qué todas las marcas querrían trabajar con ella.

Las marcas buscan los mejores influencers para posicionar sus productos e imagen entre los usuarios de las redes sociales con el fin de aumentar sus ventas. La popularidad de estos perfiles en internet es capaz de convencer a su comunidad sobre un impulso hacia el consumo, pero no un alto número de seguidores se traduce en un alto número de ventas. “Un análisis de influenciadores en una estrategia de marketing digital ya no se basa simplemente en el número de seguidores o en la cantidad de me gustas que recibe una publicación para construir una campaña de colaboraciones”, manifiesta Fran Hernán, experto en social media en Smartup. Y es que las cifras hablan por sí solas: este año, se invertirán cerca de 100 millones de euros en este tipo de campañas. “Las marcas confían en la profesionalidad de las agencias de marketing digital para detectar a los influencers de cartón piedra que inundan las redes”, añade el experto. El análisis de las características de los perfiles y un profundo estudio con ratios de engagement, frecuencias de publicación, calidad y cantidad de publicaciones, análisis de la comunidad y colaboraciones, entre otros puntos, serán los indicadores elegidos para optimizar al máximo las estrategias a seguir.

 

La Vecina Rubia: 30 millones de reacciones en 2019

Con 605k followers en Twitter, casi 2 millones en Instagram y 1’3 millones en Facebook, La Vecina Rubia se ha coronado en el universo social media como una de las influyentes más activas de este año, con cifras de engagement que desbordan todas las estadísticas. Sus claves: el carácter social, la cercanía y el valor emocional, teñida con aires cómicos, de sus publicaciones.

La figura no solo lanza mensajes divertidos a sus seguidores, sino que se posiciona en temas sociales y hace una denuncia a las injusticias de la actualidad. Así, posts sobre la indignación respecto al caso de ‘La Manada’ y la libertad provisional dictada, el apoyo a la familia de Julen, la lucha contra el cáncer o las votaciones del 28 de abril han sido los tuits que más interacciones con sus seguidores han conseguido. La capacidad de un influencer pasa mover masas es increíble, por lo que supone una buena herramienta para concienciar a la sociedad con tan solo aportando su pequeño “granito de purpurina”.

En lo que va de año, su comunidad ha crecido un 10%, lo que supone 350.000 seguidores más en sus redes sociales, según Fan Page Kharma. Desde enero de este año, el perfil ha publicado más de 1.200 tuits, 272 publicaciones en Instagram y 384 en Facebook, consiguiendo más de 30 millones de reacciones.

En términos comparativos, y para entender la capacidad de viralización e influencia de La Vecina Rubia, Paula Echevarría, con casi 3 millones de seguidores en su perfil de Instagram, no consigue llegar a los 10 millones de interacciones en sus posts en lo que va de 2019.

Crecimiento de la comunidad de La Vecina Rubia en las distintas redes sociales en lo que va de 2019 | Fuente: Smartup

 

Del storytelling al storydoing

Como antes se mencionaba, la influencia de La Vecina Rubia no solo se puede resumir en cifras, sino también en valores sociales. Sus publicaciones han conseguido traspasar la frontera digital apoyando causas en el mundo offline como la lucha contra el cáncer, lucha contra el bullying, la defensa de la autoaceptación y el apoyo al feminismo.

De este modo, en julio del año pasado, el perfil inició un hilo de conversación que consiguió recaudar 20.000 euros en tan solo tres días con la puesta en marcha de una campaña de crowdfunding para iniciar una investigación contra el cáncer del Instituto de Salud Carlos III. Algo parecido ocurrió con su apoyo a la acción social “Mechones solidarios”, que animaba a las chicas con ‘pelazo’ a donar su pelo para proveer de pelucas a personas que estén enfermas de cáncer y no dispongan de recursos.

Pero además, su activismo va más allá de los tintes sociales. La Vecina Rubia inició una ardua batalla contra los errores ortográficos. Su preocupación por hablar bien castellano y cuidar la ortografía le han permitido establecer una estrecha relación con la RAE a través del perfil “El conejito ortográfico” que la influencer decidió crear el año pasado. Gracias a sus sugerencias tuiteras y el apoyo de su comunidad, ha logrado grandes cambios en el diccionario de la lengua española, como el cambio del término ‘fácil’ del diccionario por sus referencias machistas. El resultado de la propuesta fue, además de una mejora social para el colectivo femenino, una viralización en redes sociales que consiguió 4’4k de retuits y 10k de me gustas.

 

La omnicanalidad, el salto para monetizar su presencia online

Aunque su presencia en las redes sociales comenzara como un juego, poco a poco, La Vecina Rubia ha sabido sacar partido a su marca personal. Desde una colaboración con la marca Wiko y su app ‘Escribir bien es de guapas’ –con más de 200.000 descargas desde su lanzamiento en agosto de 2018-, la venta de merchandising que realiza a través de la web Tan Tan Fan o su reciente colaboración con Tous y su propia línea de joyas.

“Una estrategia de influenciadores que se precie para cualquier marca, busca conseguir visibilidad, viralización y aumento de ventas. Prestar productos, ofrecer sorteos a través de los perfiles de los influenciadores, fotografías subliminales con product placement… muchas son las fórmulas que desde el 2010 llevan a cabo las marcas para que sus ventas se disparen a golpe de acciones con influencers”, señala Hernán.

Por el contrario, el caso de La Vecina Rubia es atípico, ya que no se ha apoyado en marcas para lanzarse al estrellato digital. Pero en concreto, la firma de joyería Tous ha sido la encargada de marcar el punto de inflexión en la vida digital de la influencer. Desde el pasado 17 de junio, la marca española de joyas luce en sus escaparates 3 líneas de productos diseñadas en colaboración con La Vecina Rubia. Lo mejor de las joyas es que algunas de sus piezas tienen fines sociales y destinan un 10% de las ventas a la Fundación Menudos Corazones, una organización que ayuda a niños con cardiopatías.

La colección ‘Menudos Corazones’ de Tous y La Vecina Rubia destinan un 10% de la compra a la Fundación Menudos Corazones | Fuente: web de Tous

Es lo que pasa cuando se junta omnicanalidad y solidaridad, que surgen éxitos comerciales asegurados.

De este modo, La Vecina Rubia se convierte en la envidia de las marcas y de todos los estrategas de social media, pues gracias a sus discursos con altas dosis de carga emocional relacionadas con la más última actualidad, calan en la sociedad y más de 30 millones de reacciones lo avalan.