Actualidad
Advertisement

‘Esquire’ ya está en los quioscos

Después de 75 años de periodismo, la revista masculina de alta gama más antigua del mundo habla en castellano.

Fundada en 1933 por la editora americana Hearst Corporation “Esquire” se presentó en el mercado como una picante publicación para hombres, aunque pronto se redefinió y se centró en moda y tendencias. Gracias a su apuesta por contenidos informativos en los años 60 fue una revista pionera en la tendencia del ‘nuevo periodismo’, una corriente periodística que combina literatura e investigación y que se acuñó a raíz de la publicación de “A sangre fría”, de Truman Capote. “La idea de traer ‘Esquire’ a España surgió hace tiempo. Yo soy consumidor de revistas internacionales. ‘Esquire’ ofrecía cosas diferentes. En España los hombres sólo encontramos un tipo de revista en los quioscos, aquellas con una chica estupenda en portada”, comenta Andrés Rodríguez, editor y director de “Esquire” en España. “Los hombres queremos que se nos trate como a personas inteligentes, como nos trata esta revista”.

En la primera portada de “Esquire” en España aparece una foto en blanco y negro de Woody Allen, “un hombre inteligente sin los abdominales marcados”, subraya Rodríguez.

Detrás de la edición española de “Esquire”, que tendrá periodicidad mensual, una tirada inicial de 100.000 ejemplares y más de doscientas páginas, está Spainmedia Magazines, una nueva editorial que tiene previsto lanzar otras revistas de alta gama cuando esta primera publicación se consolide. El precio de lanzamiento de “Esquire” es de dos euros y el definitivo, tres. “Tenemos que ser competitivos en el quiosco”, señala Gema Martínez, directora comercial de la revista.

Existen ediciones de  “Esquire” en Corea, China, Estados Uniodos, Grecia, Hong Kong, Indonesia, Japón, Países Bajos, Reino Unido, República Checa, Rusia, Taiwán, Tailandia y Turquía y en los próximos dos años están previstas las ediciones de Italia, Francia y Alemania, según informa Catherine Brookes, directora de marketing de “Esquire”. Cada edición mantiene sus propias características y total independencia editorial. “Cuando nos sentamos a pensar los contenidos de la revista, partimos del folio en blanco. Después estudiamos si los temas que han salido en el resto del mundo son interesantes para el público español”, confiesa Andrés Rodríguez, quien fue también el primer director de la versión española de “Rolling Stone”.

“Esquire” sólo hará campaña de publicidad en el punto de venta. “Nos dirigimos a un público muy concreto. Anunciarnos es televisión es matar una mosca con un F18”, concluye Rodríguez.