El viral de Wyoming otorga récord de audiencia a "El Intermedio"

El mismo día que el vídeo de la supuesta bronca de Wyoming a una becaria circulaba por internet, el programa registró un 7,9% de cuota de pantalla (1.549.000 espectadores), su máximo hasta el momento. Al día siguiente, y tras reconocer en el programa que se trataba de una “trampa” contra Intereconomía -con quienes no mantienen muy buenas relaciones- 1.654.000 espectadores conectaron con “El Intermedio” para seguir la trama. ¿Una simple revancha contra Intereconomía o una hábil estrategia para ganar audiencia?

El montaje del vídeo en el que se ve al showman regañando a una becaria responde a los ataques del programa “Más se perdió en Cuba”, de Intereconomía, donde frecuentemente se critica al presentador de "El Intermedio" y donde incluso se llegó a insultar a una de las colaboradoras del programa. Wyoming se inventa una falsa bronca con una becaria en medio del plató, una bronca que se graba con una cámara de vídeo manual y que posteriormente se "cuela" en la redacción de Intereconomía, previo envío por correo electrónico. “Más se perdió en Cuba" no duda en emitir el vídeo que les ha llegado. El mismo día La Sexta envía comunicados de prensa informando de que "El Intermedio" iba a revelar esa misma noche toda la verdad del asunto; y así fue. Wyoming y sus colaboradores confesaron ante su máxima número de espectadores que se trataba de un vídeo trampa para "pillar" a los trabajadores del programa de Intereconomía. 

 

Esta forma de responder ha tenido sus consecuencias. Por un lado, “El Intermedio” no sólo logró récord de audiencia el día en que el viral era visto por miles de ojos… sino que llegó a superar su propia marca al día siguiente con 1.654.000 espectadores, 400.000 más que la semana anterior. Esta vez, el “morbo” estaba en ver la reacción de Wyoming y compañía ante los ataques de muchos, entre los que se incluye el presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid, Fernando González Urbaneja, quienes critican la forma de proceder de ambas partes.
 
Urbaneja mostró su "profundo pesar e irritación" por este episodio y por el comportamiento que han tenido unos y otros. "Revela un desprecio y una enorme ignorancia de las reglas de este oficio", afirmó.
 
A favor o en contra, el vídeo vuelve a abrir el debate sobre los límites de la televisión. Ahora sólo queda ver si la audiencia atraída por “la trampa” se mantiene.