Los consumidores más jóvenes, los que más emplean adblockers

Los más jóvenes son los que más usan Ad Blockers, pero también son los más receptivos a los contenidos de marcas en redes sociales. Los de edades comprendidas entre los 16 y 24 años ya se pasan conectados a la red casi 5 horas diarias

El 64% de los internautas a nivel mundial declara estar “constantemente conectado” durante todo el día. Son los jóvenes de 16 a 24 años (4,9 horas) y los de 25 a 34 años (4,7 horas) los que más tiempo pasan conectados al día, mientras que los individuos de 55 a 65 años ya dedican 3,4 horas a internet diariamente. Sin embargo, esta conectividad ininterrumpida y el acceso a tanto contenido hace que los usuarios sean más selectivos, con un 18% de los internautas usando ad blockers a nivel global y un 30% en Europa.

Si segmentamos por edad, el 20% de los usuarios de 16 a 34 años utiliza ad blockers, mientras que en el caso de los usuarios de 55 a 65 años la cifra desciende al 14%. Aunque son los más jóvenes los que más usan ad blockers, son también los más receptivos a los contenidos de marcas en Redes Sociales (un 42% en la franja de 16 a 24 años y un 41% entre los internautas de 25 a 34 años), y solamente el 25% de los usuarios de 55 a 65 años les gusta ver contenido de marcas en plataformas sociales.

Son resultados extraido del estudio 'Connected Life 2016', realizado por Kantar TNS y que analiza el consumidor conectado a nivel global. Según el informe el móvil y las redes sociales ayudan a disminuir la brecha digital entre generaciones y países. De hecho el Smartphone es el dispositivo que más sigue creciendo con un 85% de penetración a nivel mundial. Le siguen, aunque de lejos, el portátil con un 53%, el ordenador de sobremesa con un 44% y la tablet con un 38%. Facebook, por su parte,  es la plataforma social que más está ayudando a digitalizar a los más seniors.

El móvil está facilitando la digitalización en los países emergentes como Kenia, Sudáfrica o Tailandia, donde el porcentaje de tiempo en Internet que se realiza a través del móvil o tablet es del 93%, 91% y 88%, respectivamente. Cifras que contrastan con las de países desarrollados como Francia, donde el tiempo dedicado a Internet a través de estos dispositivos es un 39%, o Canadá (un 42%).

Las redes sociales son la actividad online a la que más tiempo dedican los países emergentes, un 80% en el caso de Sudáfrica y un 77% en el caso de Kenia, mientras que en Alemania sólo un 31% del tiempo está dedicado a esta actividad.

El móvil y las redes sociales también ayudan a romper la brecha digital que existe entre las distintas generaciones, observándose diferencias de crecimiento en el uso de dispositivos a nivel mundial entre unas y otras franjas de edad. Mientras el uso del Smartphone en los jóvenes de 16 a 24 años ha crecido 4 puntos en el último año, entre los seniors de 55 a 65 años el crecimiento ha sido de 14 puntos, con una penetración del 74%.

Cada vez hay más seniors que utilizan la mensajería instantánea y las redes sociales para unirse a la digitalización. Ambas actividades han crecido 8 puntos a nivel global con respecto al año anterior entre los internautas de 55 a 65 años, mientras que si nos fijamos en los más jóvenes (16-24 años) el aumento sólo ha sido de un punto. Facebook es la plataforma social que más está ayudando a digitalizar a los más seniors, que ya es usada semanalmente por un 54% (6 puntos más que en 2015) de usuarios de 55 a 65 años. Entre los más jóvenes (16-24 años) Instagram ha crecido este año en uso semanal, 8 puntos en comparación con el año pasado y Snapchat 9.

Evolución del ecommerce

En relación a la evolución del eCommerce, Alberto Relaño, director de digital en Kantar TNS señala ‘El eCommerce está creciendo en distintos mercados y para muchas categorías de productos/servicios, pero sólo siempre y cuando las barreras y fricciones existentes para la compra online se van reduciendo por innovaciones tecnológicas. En el caso del eCommerce la brecha entre los países desarrollados y los emergentes se pone más de manifiesto pues aunque el gap de la conectividad se disminuye con el móvil hay todavía diferencias importantes en la seguridad de los pagos, la logística en la entrega de pedidos y, en definitiva, en lograr la confianza de los consumidores que depende de la geografía y las diversas culturas de consumo existentes".