Los retos de la moda online ponen al sector en pie de guardia

Además de editoriales, vídeos y tutoriales, las marcas están empezando a aprovechar el poder creciente que tienen actualmente los influencers online y el fast fashion

La moda es el sector que más volumen vende en el eCommerce, y el segundo en generar valor. Por eso, el sector de la moda online está centrando sus esfuerzos en hacer frente a los desafíos que supone la omnicanalidad, el social selling, el big data, la ubicuidad, la estacionalidad y el comercio colaborativo de cara al cliente online. 

Según datos del estudio Whitepaper, elaborado por la plataforma de comercio conversacional iAdvize, los consumidores que compran moda tienen unas características que los diferencian de los demás compradores online, ya que se comportan de igual manera en las tiendas digitales que en las físicas, es decir, van de compras a mirar ropa antes de comprarla. El visitante medio consulta la página de producto de 3 a 4 veces antes de su adquisición. Conociendo estos datos, la industria se pregunta cómo pueden los e-commerce competir con la sensación de tocar y probar la ropa en los comercios tradicionales. De momento, las marcas están aprovechando el poder de los influencers y las it girls, a las que las empresas pagan para que publiquen sus productos en Instagran. También están apostando por el llamado fast fashion, es decir, renovar las colecciones lo más rápidamente posible y crear en el consumidor una necesidad inmediata; un aspecto que necesariamente implica agilidad en logística, rapidez en la interacción con los clientes y generación de tráfico. 

Por último, las marcas están apostando por implantar una plataforma de chat en la que los apasionados de una marca puedan charlar entre ellos, recomendarse artículos y despejar dudas es una forma innovadora y disruptiva de relación con el cliente online en el sector de la moda.