Actualidad
Advertisement

La AEPG hace un llamamiento a la unidad de la prensa frente a la crisis

Esta acción se lleva a cabo apenas una semana después del cierre de una de las principales cabeceras de la prensa gratuita en España, el diario 'Metro'.

 

 

La Asociación Española de la Prensa Gratuita (AEPG) se ha puesto en contacto con las principales asociaciones españolas de editores de prensa con el fin de unir fuerzas y solicitar juntos al Gobierno español medidas de apoyo para todo el sector frente a la crisis económica. Con esta iniciativa la AEPG pretende llamar la atención sobre "la difícil situación que atraviesa el sector y que ha desembocado ya en el cierre de varias cabeceras de distinto tamaño, índole o distribución. Más que nunca es necesaria la acción conjunta para revitalizar la actividad editorial y suplir el descenso continuado de la inversión publicitaria". 

 

Precisamente esta acción se lleva a cabo apenas una semana después del cierre de una de las principales cabeceras de la prensa gratuita en España, el diario 'Metro', fruto de la actual recesión económica y caída de la inversión publicitaria (ver noticia relacionada).
 
Las asociaciones a las que se ha llamado a la unidad de acción son la Asociación de Revistas de Información (ARI), la Asociación Española de Editores de Prensa Periódica (AEEPP), la Asociación de Publicaciones Profesionales (APP) y la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE). Junto a la AEPG estas asociaciones representan aproximadamente a 500 empresas que editan alrededor de 1.500 publicaciones, dan trabajo de forma directa a más de 20.000 personas y de forma indirecta a cientos de miles (distribución, publicidad, imprentas, etc).
 
Esta iniciativa sigue la línea de las actuaciones que de forma individual ya han llevado a cabo algunas agrupaciones empresariales como la AEDE, solicitando al Gobierno medidas en distintos apartados económicos, fiscales y de gestión, y también de las ayudas proporcionadas por otros gobiernos como el francés al sector editorial.
 
Aunque queda por determinar el detalle de las reivindicaciones, la mayor parte irán encaminadas a la reducción de algunas partidas fiscales como el IVA, ayudas al fomento de la lectura, ayudas al transporte y la modernización tecnológica, aumento de la publicidad institucional y mayor defensa del copyright.