La confianza de los consumidores españoles crece

Comienza el año con un incremento de 12 puntos, pero todavía muy por debajo del la media europea. Las espectativas macroeconómicas nos hacen ser más positivos, pero el consumo tardará en reactivarse ya que, a nivel personal, el consumidor local no piensa que mejorará en 2014.

El estado de ánimo de los consumidores españoles parece que mejora y hay una predisposición al consumo. Según los ultimos datos del índice de confianza del consumidor elaborado por Nielsen el dato registra una subida de 12 puntos a fecha de enero de 2014 (tomando como referencia los últimos meses de 2013). Es decir que los niveles de confianza en España se sitúan en 58 puntos, mejorando sensiblemente el índice del último trimestre. A pesar de esta mejora en la percepción de los ciudadanos sobre el empleo y la economía, más del 70% de los encuestados confiesa no tener buenas perspectivas sobre sus finanzas personales para 2014. Es decir, que el cambio de pensamiento viene determinado por los datos macroeconómicos, pero en la vertiente microeconómica, que determina en gran medida el consumo, las espectativas no son halagüeñas a nivel local.

Nada que ver con lo que ocurre en Europa, por ejemplo. Según el estudio la media europea alcanza 73 puntos, con paises como Alemania (95 puntos) o Reino Unido (84 puntos) donde la confianza de los consumidores se ha recuperado y sigue siendo muy elevada.

Para el director general de Nielsen España, Gustavo Núñez, “la percepción de los consumidores sobre sus finanzas está directamente relacionada con los años de crisis que llevamos a las espaldas y con la moderación salarial. El bolsillo se resiente tras años de sacrificios y contenciones. Tanto es así que un 77% de los españoles cree que los próximos doce meses todavía serán malos para comprar”.

Distribución del gasto
Una vez cubiertos los gastos básicos como la alimentación o la vivienda, un 34% de los españoles prefiere destinar lo sobrante del presupuesto a su tiempo de ocio, mientras que el 41% lo dedica directamente a ahorrar. Así, el 29% de los españoles destina el remanente de su presupuesto a comprar ropa o a las vacaciones (27%(. Sigue siendo destacable que un 22% afirme que solo puede hacewr frente a los gastos básicos mensualmente.