¿Qué piden a las marcas los miembros de la Generación Z?

La Generación Z ha nacido completamente digitalizada. Tanto es así que ha nacido y crecido sin conocimientos previos a internet, y por lo tanto, la red ha marcado tanto su educación, como su forma de socializar, su visión del dinero y de cómo gastarlo y, sobre todo, su forma de relacionarse con su entorno, la sociedad y las marcas


A la vista de su comportamiento en la red con respecto a las marcas, parece que este grupo desearía que las tiendas físicas fuesen una especie de espacios experienciales donde confirmar su voluntad de compra, tras un análisis previo en la red. Ahora bien, ¿acaban comprando en un espacio real o virtual?. Es importante saber que los millennials son más sensibles a los anuncios.

Según un estudio de Ernst & Young's, el 71 % de la generación del milenio encuestada dijo ver un anuncio en línea de una tienda antes de hacer una compra, mientras que este porcentaje cayó hasta el 59% en el caso de los Z.  Asimismo, el 59% de los millenials encuestados afirmaron recibir alguna alerta de una aplicación de compras en sus smartphones antes de comprar, frente al 38 % de la generación posterior. Es decir, parece que la red, más allá de servir como herramienta de compra,  parece actuar como estimulante o bien como agente desmotivador.  

A partir de ahí, y una vez que tienen decidido efectuar la compra, los datos de Ernst & Young señalan que el 58% de los adolescentes encuestados quieren ver y sentir el producto en tienda, otro 50% elije comprar en tienda para evitar los costes de envío, y un 43% para tener el producto en sus manos de la forma más rápida posible. Sin embargo, aquellos que optan por comprar en línea lo hacen motivados por el ahorro de tiempo al no tener que ir a una tienda física (63%), un porcentaje superior al de aquellos que compran en internet porque creen que los precios son mejores (50%), de ahí que se pueda generalizar diciendo que los miembros de la Generación Z que compran a través de internet, lo hacen prioritariamente por motivos de eficiencia.

 

Parece que los Z encuentran cada vez más relevantes las experiencias siginificativas en tienda, las ofertas realmente personalizadas y un servicio sin fisuras en todos los canales.

 

Respecto al ahorro, el informe ‘Rise of Gen Z: new challenges for retailers’, de la consultora EY, explica que esta generación se preocupa poco por los programas de recompensa tradicionales y las ofertas especiales. Internet les permite encontrar y conseguir lo que quieren, con menos complicaciones y a buen precio. A la vista de estas conclusiones, parece que la agregado internet+crisis económica haya originado que el pragmatismo triunfe por encima de las emociones.

Así, mientras que las líneas entre las tiendas digitales y las físicas se están desdibujando a medida que los consumidores utilizan internet  para investigar y comprar, parece que los Z encuentran cada vez más relevantes las experiencias siginificativas en tienda, las ofertas realmente personalizadas y un servicio sin fisuras en todos los canales. Otro dato significativo es que según un informe realizado por la consultora Fung Global Retail & Technology, las redes sociales acaban ejerciendo una presión reale sobre los jóvenes. Esta presión los incita a tener vidas interesantes que contar, lo cual lleva a elevar su gasto en vivencias y experiencias para contarlo en directo, un deseo que vaya más allá de la mera compra de artículos.

Este hecho se mezcla con otra realidad, la económica, la cual han tornado en positiva, cambiando el tener por el usar. Ya no tienen interés por comprar un coche o una segunda residencia para ir de vacaciones, sino que optarán (cuando tengan ingresos económicos) por viajar en vehículos compartidos o alojarse en viviendas de otras personas.

Ahora bien, haber convivido con la crisis financiera y ser conscientes de que entrarán a trabajar en un mundo lleno de inestabilidades también los hace ser más conservadores en algunos aspectos, fundamentalmente en lo que respecta a la compra de una vivienda. Si las anteriores (Generación X y Generación Y) estaban cada vez menos interesados en la compra de una vivienda y más interesados en el alquiler, en Estados Unidos se muestra una preferencia por la propiedad inmobiliaria en esta generación no vista en generaciones anteriores, hasta llegar a sus abuelos. De hecho, el 97% de ellos quiere tener una vivienda en propiedad. Una circunstancia que posiblemente motivará el resurgir de los productos de financiación inmobiliaria en cuanto la generación Z se vea con estabilidad financiera para adquirir una vivienda.

Teniendo en cuenta ese posible escenario, un informe de BBVA pone de manifiesto que, a la hora de gestionar sus finanzas, la Generación Z odia pedir prestado, quiere operar en  internet, tener control sobre su dinero, saber cómo endeudarse de manera sana y tener un buen retiro. En definitiva, se interesan por su educación financiera, son pragmáticos y realizan planes de contingencia.

Imagen cabecera: Freepik

 


Este contenido forma parte de un reportaje más amplio en elq ue se analizan las tendencias de consumo de la Generación Z y su relación con las marcas, publicado en el número 352 de la edición impresa de El Publicista. Disponible en nuestra tienda online o bien en formato app para IOS y Android