Actualidad
Advertisement

¡Panic! ¿cómo afecta el miedo a una estrategia de marketing?

Por Marta Galisteo Gomez, founder & director en Masstige Comunicación

Vivimos una situación que inevitablemente esta afectando a la estabilidad de muchísimas empresas y negocios. Una incertidumbre que, naturalmente, puede provocar emociones negativas a empresarios, emprendedores y autónomos como el miedo. Pero, ¿cómo afecta el estado de pánico descontrolado a nuestras estrategias de marketing y comunicación? ¿es posible usarlo en nuestro favor?

Superar el miedo en equipo, el primer paso hacia el éxito

Si bien es cierto que el miedo implica supervivencia y nos mantiene en estado de alerta constante, algo muy positivo para cualquier negocio, cuando está descontrolado nos bloquea y nos hace tomar decisiones precipitadas y peligrosas. Una mala decisión marketiniana en un contexto de crisis puede terminar de hundir el barco, por esta razón el control de este sentimiento es el primer paso hacia el éxito. Si conseguimos que todos los miembros de nuestra empresa trabajen de manera serena y positiva, esto sin duda se verá reflejado en todas las acciones de marketing que el equipo plantee.

Cómo utilizar el miedo en favor de nuestra marca

Cuando nos enfrentamos a una crisis que genera pánico a nivel global entre nuestros consumidores potenciales, una vez atajado el problema del miedo a nivel interno, estaremos preparados para trazar una estrategia de marketing que utilice este sentimiento en favor de nuestra marca y salir reforzados. Es importante recordar que nos estamos dirigiendo a personas que sienten la misma frustración y estrés que nosotros. Este punto puede suponer una ventaja, ya que las estrategias de marketing basadas en el miedo suelen ser las más exitosas.

Es lógico que los seres humanos actuemos muchas veces motivados por el instinto de supervivencia ante lo que nos pueda parecer una amenaza. Pensando en estrategias de marketing que pongan de manifiesto estas amenazas, muchas marcas pueden convertirse en la solución parcial o total y presentarse como heroínas de la película. De hecho, son muchas las marcas que tratan de implantar una amenaza que realmente no existe en la cabeza del consumidor para, a continuación, solucionarla. En casos como el que estamos viviendo, la amenaza está ahí, el miedo es real.

El reto: no jugarse la credibilidad

Sin embargo, es muy importante saber que el miedo es un arma muy poderosa que mal gestionada puede estallarnos en la cara. Tengamos en cuenta que estamos trabajando con un sentimiento que causa rechazo de forma natural y, mal empleado, puede ser juzgado de oportunista. Lo más importante es transmitir la credibilidad necesaria para que el consumidor perciba casi automáticamente nuestra marca como solución.

Para que la credibilidad de nuestra marca no se ponga en duda, tenemos dos opciones. La primera es pensar una estrategia de marketing que nos convierta en un remedio a la variable de urgencia que demanda el consumidor, para ello utilizaremos nuestros productos y servicios. La segunda es situarnos como una herramienta eficaz para calmar su estado de pánico, esto podemos hacerlo simplemente mostrando apoyo y empatía o, por ejemplo, ofreciendo descuentos o productos gratuitos durante un periodo determinado de tiempo. Esta última estrategia es la más segura, es por ello que muchas marcas la están llevando ahora acabo con resultados muy positivos.


Marta Galisteo Gomez, founder & director en Masstige Comunicación. Ha sido responsable de comunicación de Ahorramas SA y ha trabajado en las agencias de comunicación Fly Me to The Moon Agency, Equipo Singular y Balaguer Comunicación.