Máximos históricos: el consumidor vuelve a confiar

El índice de Comportamiento del Consumidor alcanza su mejor cifra en una década

Según el informe Perspectivas del Consumidor, elaborado por Kantar, en el segundo trimestre de 2019 el Índice de Comportamiento del Consumidor continúa en ascenso hasta llegar a máximos históricos. Con un valor de 8’02, los números alcanzan, a finales de junio, el punto más elevado desde que comenzó su medición a mediados de 2008.

Para calcular el índice, es necesario obtener una media entre las valoraciones de la situación del país, situación económica del hogar y momento para realizar grandes compras. La mejora continuada que ha visto el indicador global en los últimos meses se debe a la estabilidad y mejora de todos sus componentes, aunque destaca especialmente la mejora de la valoración de la situación del país, que cada vez se ve menos como una fuente de incertidumbre.

La idea de estabilización de la economía y crecimiento se ve reforzada por los datos de consumo minorista real del INE.

El Índice de Comportamiento del consumidor es el resultado de la media de las 3 valoraciones | Fuente: Kantar

La previsión sobre la evolución del desempleo se mantiene estable en cifras similares a las del último año, con aproximadamente la mitad (49%) de los consumidores que creen que el desempleo seguirá igual que hasta ahora y la otra mitad fluctuando entre si creen que habrá mayor o menor desempleo. La fluctuación coincide también con la que hemos visto en los últimos meses en cuanto a la percepción de riesgo de pérdida del puesto de trabajo. Aproximadamente, tres cuartas partes de la población (73%), continúa creyendo que existen pocas posibilidades de perder su trabajo en los próximos meses mientras que la cuarta parte de los ocupados se divide entre los que creen que existen muchas, bastantes o algunas posibilidades.

La percepción de seguridad de los propios ingresos también se mantiene sin grandes cambios, donde el 60% de la sociedad así lo considera. Crece un 2’7% entre los que creen que la economía bajará.

El clima de confianza y estabilidad económica hace que los consumidores vean con mejores ojos las compras relacionadas con el verano, como pueden ser los productos de ocio, que aumentan 7 puntos respecto al primer trimestre de 2019; salir de restaurantes o bares lo hace en casi 10 puntos; ir al cine aumenta en 6; o hacer viajes de fin de semana, que logra mantenerse en números positivos por primera vez en más de un año.

En relación a las intenciones de consumo, crece la preferencia por las marcas fabricantes y sigue descendiendo, poco a poco, las marcas de la distribución. Es un sistema de recuerdo de la crisis que se va disolviendo pero que permanece y condiciona muchos comportamientos.

Por el contrario, continúa la actitud recelosa a los gastos a largo plazo y compromisos financieros como sería la compra de vivienda o contratación de préstamos e hipotecas, a los que se une la compra de automóviles, posiblemente propiciando por el contexto tecnológico incierto en el que se encuentra el sector actualmente.

A continuación, se detalla la evolución de los mejores momentos para comprar dependiendo del produto:

Evolución del momento para comprar entre 2018 y 2019 según el tipo de producto | Fuente: Kantar

El mercado inmobiliario sigue fluctuando, tanto en nueva construcción como en la rehabilitación o reforma de vivienda. Deberemos esperar a los datos del próximo trimestre para conocer la evolución y el posible efecto de la cautela que rodea la recuperación y la adaptación al nuevo modelo de crecimiento.