Las empresas españolas venden un 20% menos por falta de digitalización

Más del 50% de las empresas españolas centran su estrategia de marketing digital en tener presencia en internet y distribuir su propio contenido y, sólo el 10% tiene en cuenta una experiencia digital personalizada para incrementar sus ingresos.

El entorno line está obligando a las empresas a cambiar la forma de comunicarse con sus clientes. Por eso, invertir en plataformas y herramientas que les permitan entender el comportamiento de los usuarios en internet, será fundamental de cara a no dejar escapar nuevas oportunidades de negocio. Por eso, y con el objetivo de alcanzar una madurez digital más estable, las empresas españolas están aumentando año tras año su inversión en digitalización. De momento, más de la mitad de las compañías españolas se encuentran entre los niveles uno y dos, dentro de los siete estadios de madurez digital que establece el sector, pero ya se están dando pasos encaminados a mejorar esta situación. 

Según datos del Marketing Budgets 2015 Report, la inversión de las empresas españolas en marketing digital ha crecido un 8% en 2015 y casi el 80% de las compañías está incrementando su inversión en tecnologías específicas sobre marketing digital. En concreto, y de cara a mejorar la relación con sus clientes, el informe señala que el 60% está centrando sus esfuerzos en optimizar el marketing automation de su negocio. Sin embargo, la inversión destinada a crear marca y a la personalización de la experiencia de los clientes online todavía es escasa y dificulta su acceso y fidelización. 

Las herramientas existentes ya ofrecen información sobre la experiencia individual y el comportamiento de los clientes para responder a sus expectativas, fidelizarlos y aumentar sus ventas. De hecho, aquellas compañías que lo hacen, incrementan sus ventas en torno a un 20% gracias a estrategias de personalización, que incluyen evitar el envío masivo de información insite, por mailing o SMS. Al fin y al cabo, mientras que el envío indiscriminado de información puede provocar el efecto contrario al que se busca en el cliente, la mayoría de los consumidores tiene una respuesta positiva si durante el proceso de compra recibe información que realmente le interesa.