Balance positivo de la publicidad de juguetes en España

Tanto la Comisión de Seguimiento del Código Deontológico de la Publicidad Infantil como Autoncontrol ponen de relieve el alto cumplimiento de la normativa vigente. Extremar los criterios de veracidad sobre las prestaciones y características de los juguetes, especialmente de cara a los más pequeños, en casos como la mezcla de imagen real y ficción animada, principal recomendación para seguir avanzando positivamente.

La publicidad de juguetes difundida durante la campaña de Navidad 2013-2014 cumple mayoritariamente la normativa vigente, según datos de la Comisión de Seguimiento del Código Deontológico de la Publicidad Infantil de la Asociación Española de Juguetes (AEFJ), compuesta por asociaciones de consumidores (ASGECO, AUC y UCE), el Instituto Nacional de Consumo (INC), la Asociación Española de Anunciantes (AEA), la Asociación para la Autorregulación de la Publicidad Comercial  y la propia AEFJ. Tras analizar cerca de un centenar de anuncios en diferentes medios y soportes, las asociaciones de consumidores que participan en la Comisión de Seguimiento han observado que la publicidad se adecua, en términos generales, tanto a la legislación en materia de protección de menores como al mencionado Código Deontológico.  

Como balance de su evaluación y seguimiento de las comunicaciones comerciales se han presentado únicamente dos reclamaciones ante el Jurado de Autocontrol, (sobre dos empresas no pertenecientes a AEFJ y por lo tanto no adheridas al Código de Autorregulación) referidas a una presentación animada de muñecos inanimados que podría inducir a error a niños y niñas de menor edad, y a la utilización de colores para diferenciar juguetes dirigidos a uno u otro sexo, lo que se considera puede contribuir a mantener estereotipos de género.

Los miembros de la Comisión se han dirigido igualmente a diferentes anunciantes instándoles a ofrecer con la mayor claridad posible los mensajes sobreimpresos en pantalla, que aportan información relativa al precio de los juguetes, a su funcionamiento con pilas, a la venta por separado de los juguetes mostrados, a la necesidad de montaje, etc.

En el balance se hace especial hincapié en la necesidad de extremar los criterios de veracidad sobre las prestaciones y características de los juguetes, especialmente de cara a los más pequeños, en casos como la mezcla de imagen real y ficción animada. Y también se hace una advertencia sobre la necesidad de proteger a los menores en las páginas webs de juguetes, sobre todo por lo que se refiere a su participación en las redes sociales (que debe contar con la autorización de los padres), en el respeto a su intimidad y en relación a otros aspectos como la adecuada información sobre el uso de cookies.

Este balance positivo de la Comisión de Seguimiento concuerda con el informe de actividad de Autocotnrol sobre el control de la publicidad de juguetes entre los meses de enero y noviembre de 2013. De acuerdo con dicho informe se han recibido 1.289 consultas sobre proyectos de anuncios previas a su difusión (copy advice) relativas a empresas adheridas al Código Deontológico elaborado por AEFJ. El 83% de estas consultas han recibido un informe positivo al no observarse motivos legales o deontológicos que desaconsejen la difusión del anuncio, mientras que sólo el 2% han obtenido un resultado negativo, desaconsejándose la emisión del proyecto de anuncio.

Al 15% restante de estas consultas se les ha propuesto realizar alguna modificación, motivadas, sobre todo, por la falta de indicaciones con información adicional (pilas, hay que montarlo, se venden por separado, etc.) en el anuncio. Otro de los motivos más frecuentes por los que se ha recomendado una modificación ha sido la falta de referencia clara al tamaño del producto.

En el citado informe de Autocontrol se pone asimismo de manifiesto que los resultados obtenidos reflejan de forma clara la responsabilidad del sector con el cumplimiento progresivo de los compromisos adquiridos.

20 años de acuerdo sectorial
El Código Deontológico de la Publicidad Infantil celebra en 2013 el 20 aniversario de su elaboración. Fue en 1993 cuando se elaboró la primera versión del mismo, pionera en España de los modelos de regulación voluntaria y en su momento establecedora de normas y límites que iban más allá de la legislación vigente. En diciembre de 2010 el código fue revisado con el objetivo de que diera  respuesta a las transformaciones tecnológicas, culturas y sociales, acaecidas en la última década y se creó la nueva Comisión de Seguimiento de la Publicidad Infantil, compuesta por el Instituto Nacional del Consumo, representantes de Asociaciones de Consumidores (AUC, UCE y ASGECO), representantes de AEFJ, AEA y Autocontrol. Dicha Comisión es la encargada de, entre otros, evaluar la aplicación del mismo y de realizar propuestas de mejora.