¿Cómo sugestionan las marcas al cliente para que se convierta en consumidor?

Ya sabemos que el neuromarketing utiliza tecnología para medir la actividad cerebral de los consumidores y, así, poder emplear técnicas en los productos o servicios comunicativos con el público objetivo para atraerlos de una manera u otra. Esta variante de marketing está cada vez más presente en la actualidad

► Aunque no lo creas, el 85% de las decisiones que tomamos diariamente se realizan de manera subconsciente y tan solo el 15% restante las decidimos de manera consciente. Esto explica que las decisiones de compra que hagamos estén motivadas por nuestro cerebro reptiliano, según argumenta la agencia de lean marketing Innokabi. ¿Sabes cómo te sugestionan las marcas para que acabes consumiendo sus productos?

Las redes sociales

Las redes sociales, además de influenciarnos con la publicidad e información de productos, son una herramienta muy interesante para analizar el público al que dirigirse. Ya no hace falta pasar horas analizando el público y recogiendo datos para cruzarlos. A través de ellas, se puede conocer los gustos, motivaciones y problemas, con lo que se puede aumentar la rentabilidad publicitaria segmentando el contenido y sin fatigar con anuncios sin sentido.

El uso diario de las redes sociales por parte del consumidor, ofrece información relevante a las empresas; tanto con el contenido que se comparte, como con las cuentas que se siguen, como con la localización. No te extrañes si compartes tu comida mexicana y al día siguiente te aparece una oferta en Twitter de un restaurante, casualmente mexicano.

Los colores

A través de los colores se pueden generar emociones que variarán tu proceso de compra y la venta final de la marca. ¿Sabes por qué el color rojo predomina en marcas como McDonald’s o Coca-Cola? Porque eleva el ritmo cardíaco y genera mayor impacto en la mente del consumidor, sobre todo si lo utilizamos con el amarillo, que hace que se abra el apetito.
El color verde crea armonía porque se relaciona con la naturaleza y ecología, por lo que se utiliza en anuncios y hospitales. Algunos centros como Leroy Merlín lo utilizan para gratificar la compra del usuario y marcas como Heineken lo usan para parecer más saludables, según explica Tercoaching Europa.

El mundo de las sensaciones provocadas a través de los colores es inmenso, pero a grandes rasgos podemos destacar algunos ejemplos. Por ejemplo, si una marca pretende crear un estado de bienestar o reflexión, lo hará a través del color azul. Los distintivos de color también se aplican al target al que va dirigida una campaña. Si vas a comprar un producto donde su publicidad se basa en tonos grises, es posible que te estés haciendo más mayor y clásico de lo que pensabas.

Formas y metáforas

Si tu bebida favorita ha cambiado su forma, no es por modernizarse. Seguramente haya descubierto cómo atraer a un público mayor. Los consumidores son más susceptibles a las formas redondeadas y aquellas que percibimos de la naturaleza. Nuestro cerebro es más reacio a las figuras extrañas en la decisión de compra. ¿Por qué se considera que los productos de Apple tienen mejor diseño? Todas sus formas son redondeadas.

 

Llevarte 3 por el precio de 2 nunca será mejor oferta que el 50% de descuento, pero vende más. Nuestro cerebro lo relaciona como mejor oportunidad y las empresas se aprovechan de ello.

 

También es importante que el perfil del producto nos recuerde a algo que conocemos. “Cada vez más empresas se han dado cuenta de la importancia que tiene el subconsciente en las decisiones de compra y por ello, crear experiencias es la manera de atraer nuestro subconsciente a sus productos y servicios”, según afirma Innokabi.

Música

Es cierto, en las tiendas de ropa puede sentirte  sientes como en una discoteca, no es para incitarte a ir al bar de la esquina al salir, si no para aumentar el ritmo al andar y generar una sensación de energía y actividad. La música tiene el poder de activar múltiples zonas de nuestro cerebro.

Algunas de las claves para saber cómo las marcas intentan “manejarte” dependen de: el volumen (cuanto más alta esté la música, menos te fijarás en el producto y tendrás más prisa por comprarlo); el ritmo (cuanto más lento sea, más tiempo pasarás en el comercio) y del género (es más probable que te pongan pop en un bar de copas y jazz en una tienda de vinos). Es muy común crear un ambiente agradable a través de música suave y alegre a la hora de programar una reunión. Si tienes cita con un proveedor o cliente joven, “anímate y hazle sentir como en casa con música alegre y dinámica, transmitirás una imagen de creatividad y actualidad”, según Beatriz Fagundo, doctora en Neurociencia Cognitiva.

Los olores

El marketing olfativo tiene el gran poder de trasladarte a momentos de tu vida memorables que harán al consumidor adquirir un producto por el recuerdo que genera en él.
Si has entrado a una tienda de juguetes y te han dado ganas de comprar, seguramente haya influido en ti el olor a chucherías tan agradable de la niñez. No es casualidad ir a un centro comercial y que huela a palomitas, una panadería con olor a horno de leña y harina o una cafetería con café recién hecho. Todos los olores están incitándote a comprar, el olor también es neuromarketing. Además, muchas marcas están buscando su propio olor para identificar sus productos con el olor peculiar. Stradivarius huele a Stradivarius en Madrid, en Alicante y en Londres.

El mensaje

Llevarte 3 por el precio de 2 nunca será mejor oferta que el 50% de descuento, pero vende más. Nuestro cerebro lo relaciona como mejor oportunidad y las empresas se aprovechan de ello.
La forma de comunicar es realmente importante, así como lo visual que sea. No te dejes llevar porque valga 9’99€, finalmente estás gastando diez euros, pero ver ese “9” parecerá que es más barato.

La creatividad y el humor también son muy importantes. Según la especialista en Marketing Silvia Cueto, sorprender al consumidor ideando novedad es uno de los puntos más efectivos. Este tipo de campañas suelen salir a la calle y generar más interés en el posible consumidor.

Disposición y luces

La camiseta barata que estás buscando no está donde el foco de luz. El artículo que quieran vender rápidamente se situará al entrar a tu sección favorita, más iluminado que el resto y con colores más llamativos que inciten a la compra.

Además, según si el producto está dirigido a un hombre o una mujer, estará más aislado del resto de artículos o no. Los varones focalizan lo que tienen delante y, si les pones muchas opciones, no comprarán por exceso de información. Del mismo modo, si tienes tres opciones de compra colocadas una al lado de la otra, es porque la empresa quiere que te decantes por una en concreto: la del centro, para ser exactos.

Son muchos los canales que utiliza el neuromarketing para intentar influir en tu proceso de compra. Además de los puntos recogidos anteriormente, las empresas tienen muy en cuenta la cultura. Las personas pueden variar en sus pensamientos según la cultura, y hay que tenerlo en cuenta. Existen algunas pautas comunes a todo consumidor -como la sencillez a la hora de exponer los productos-, pero la cultura es el mayor detonante a la hora de pensar. Por ello, las marcas tienen muy en cuenta las emociones que se provocan en las personas. A través de generar alegría, la tranquilidad mental, la prosperidad como persona, la nostalgia y experiencias en las campañas con el neuromarketing, se crean estados de ánimo que determinarán el proceso de compra o no del consumidor respecto a esa marca.