Los millenials prefieren las tecnologías biométricas de seguridad a las contraseñas

Un estudio de IBM sobre tendencias de seguridad revela que la mayor parte de la población se siente cómoda utilizando soluciones de autenticación biométrica

Según un estudio elaborado por IBM sobre tendencias de seguridad el 67% de los usuarios en todo el mundo se siente actualmente cómodo utilizando tecnologías biométricas tales como la lectura de huella dactilar, el escaneado de retina y el reconocimiento facial o de voz para poder acceder a sus aplicaciones. 
En el caso concreto de España, somos el segundo país de la Unión Europea con mayor preocupación por los riesgos en el uso de la autenticación biométrica a la hora de acceder a los datos personas (55% frente a 45%), seguido por la preocupación porque la autenticación no funcione (53% frente a 43% de los países europeos).

Los resultados del estudio, fruto de la realización de más de 4000 entrevistas, contradicen de alguna manera la creencia de que para el usuario lo importante sigue siendo la comodidad y la agilidad con la que poder acceder a las apps. En los últimos meses, cobra fuerza la seguridad, sobre todo si están relacionadas con temas financieros (cuentas bancarias, inversiones, pagos, etc) y es que, en este caso, el 70% de los encuestados prioriza la seguridad en el acceso. Sin embargo, en lo que respecta a las redes sociales, las prioridades no están tan definidas, ya que el 36% prefiere la comodidad en el acceso, un 34% la seguridad y un 30% la privacidad. 

La biometría se populariza
El estudio también ha analizado la opinión de los consumidores sobre los diferentes métodos de acceso. El 67% se muestra actualmente cómodo utilizando soluciones de autenticación biométrica y el 87% afirma que lo estará en el futuro. En este sentido, el 44% sitúa los lectores de huella dactilar como uno de los métodos más seguros de autenticación. Las contraseñas y los PINs son percibidos como menos seguros (27% y 12%, respectivamente). Los principales frenos de las tecnologías biométricas parecen ser la privacidad con un 55% (por el uso posterior que se pueda hacer de todos esos datos personales) y la seguridad con un 50%. 
Aunque entre los más mayores el uso de una contraseña tradicional sigue siendo la opción preferida, los menores de 35 años muestran cada vez una menor confianza en su uso y apuestan por métodos alternativos para asegurar sus cuentas, como las tecnologías biométricas o la autenticación multifactor. De hecho, el 75% de los millenials se siente cómodo con las tecnologías biométricas, mientras que solo un 58% de los mayores de 55 años lo hace.

Al igual que la edad, la localización geográfica tiene también influencia en la percepción y confianza de los consumidores en los nuevos métodos de autenticación. En este sentido, los ciudadanos de Asia Pacífico son los que afirman mostrarse más cómodos con las tecnologías biométricas (78%), frente al 65% de los europeos y el 57% de los norteamericanos. Los europeos somos, por el contrario, los que tenemos una mayor costumbre de utilizar contraseñas complejas (52%), frente al 36% de los habitantes de Asia Pacífico y el 41% de los norteamericanos.