La AUC critica la normativa para la publicidad de bebidas alcohólicas

La Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) denuncia la insuficiente regulación normativa que existe en España para la publicidad de bebidas alcohólicas, especialmente en el caso de la cerveza por su elevada presión promocional en televisión y por buscar un posicionamiento como “bebida refrescante y alimenticia”. Por su parte, Cerveceros de España cuestiona la rigurosidad de estas declaraciones.

Con motivo del verano, la AUC ha hecho público un avance de resultados sobre la publicidad de bebidas alcohólicas con el objetivo de evaluar la eficacia de la normativa existente en el sector. El trabajo, elaborado con datos de 4.800 anuncios publicados de enero a mayo de este año en todos los medios, pone de relieve algunas prácticas de dudosa legalidad, especialmente en televisión y en exterior. Según explicó Ángeles Pérez, responsable del estudio,  los códigos deontológicos y los acuerdos de buenas prácticas vigentes son claramente insuficientes como alternativa al actual vacío legal, porque “ni afectan a todo tipo de bebidas (el vino no cuenta con ningún sistema de autorregulación), ni son suscritos por todas las marcas de cerveza y destilados, ni son cumplidos por los fabricantes que sí los reconocen”.

Entre enero y abril se ha registrado una inversión de publicidad de bebidas alcohólicas de más de 98 millones de euros. De ese total, 44 millones corresponden a publicidad de bebidas destiladas, 40 millones a cervezas y 13 millones a los vinos. Además, las cervezas concentran su mayor esfuerzo publicitario en la televisión y las bebidas destiladas en publicidad exterior.

Desde la AUC se reclama que haya una presencia moderada de las bebidas alcohólicas en los medios y que haya importantes restricciones de su presencia en determinados entornos y soportes, del tipo de argumentos que se utilizan y del target al que se dirige. Así, recordó que a pesar de la existencia de una ley en la comunidad de Madrid que prohíbe estrictamente consumir alcohol en la calle, no ha dejado de hacerse publicidad de bebidas alcohólicas en medios exteriores.

“Tenemos una legislación de mínimos”, asegura Ángeles Pérez. En España se prohíbe la emisión de anuncios en televisión de bebidas alcohólicas que superen los 20 grados; la publicidad de bebidas con alcohol en lugares en los que está prohibida su venta o consumo y la utilización en la publicidad de bebidas alcohólicas de declaraciones nutricionales y alegaciones de salud, como ocurre con mucha frecuencia con la cerveza y el vino.

El estudio pone de manifiesto la existencia de publicidad en televisión de bebidas de alta graduación, la publicidad indirecta de bebidas alcohólicas prohibidas a través de ‘mixers’ con los que comparten marca y la publicidad encubierta a través del emplazamiento de producto en las series de televisión, sobre todo de cerveza. Además, hay una estrecha relación entre la publicidad de alcohol y el patrocinio de actividades como las musicales y las deportivas, con gran afluencia entre los jóvenes. Ello contraviene el espíritu de la ley y bordea la prohibición de la publicidad encubierta, según indica Ángeles Pérez.

Autorregulación dudosa
La autorregulación limita la hora para la publicidad en televisión (desde las 20:30), regula la indicación de graduación alcohólica, el consumo moderado y limita las publicidades insertadas en diarios (no se pueden poner publicidades de bebidas alcohólicas en portadas ni contraportadas), entre otras acciones.

Sin embargo, de 4.800 anuncios en diarios y revistas analizados han encontrado más de 190 anuncios de bebidas alcohólicas en portadas y contraportadas, más de 3.000 no indican la graduación de la bebida, un número similar no incluye la recomendación de consumo moderado, más de 600 asocian el consumo de bebidas con alcohol al éxito social o sexual y más de 170 anuncios asocian propiedades terapéuticas, sedantes o estimulantes.

La AUC concluye que es necesaria una regulación que convierta en norma legal las restricciones hoy voluntarias, “especialmente en atención al grave problema que supone el consumo temprano y abusivo de alcohol por parte de menores y adolescentes”.

Cerveceros de España cuestiona la rigurosidad de dicho informe 
En referencia a la acusación de la AUC de que la publicidad de cerveza no indica la graduación alcohólica, hay que señalar que ni la Ley vigente ni el Código de Autorregulación Publicitaria de Cerveceros de España obligan a las marcas de cerveza a reflejar este contenido, según ha explicado Cerveceros de España en un comunicado. "Las marcas de cervezas no tienen vetada la publicación de anuncios en portadas o contraportadas de diarios o revistas, por lo que tampoco ese hecho puede considerarse incumplimiento ni de la Ley ni de las propias limitaciones voluntarias".  

Además, la totalidad de las marcas de cerveza españolas forman parte de la asociación de Cerveceros de España, cuyos miembros han suscrito el Código de Autorregulación Publicitaria del sector; por lo tanto -indican en el comunicado- no es cierto que no se hayan adherido todas las marcas, tal y como plantea AUC.

Cerveceros de España destaca la recomendación de la Comisión Europea al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, de acuerdo con su “Estrategia de la Unión Europea para ayudar a los Estados miembros a reducir los daños relacionados con el alcohol” de 24 de octubre de 2006, sobre la importancia de los mecanismos de autorregulación, como una medida eficaz en este ámbito.