Publicis Groupe y Omnicom dan marcha atrás con su fusión

Tras el fracaso en el intento de fusión ambos grupos continuarán operando como competidores y dejan el liderato de la industria a WPP, en base a nievles de facturación.

Publicis Groupe y Omnicom Group han anunciado que rompen el proceso de fusión iniciado hace casi un año entre ambos holdings publicitarios. El motivo, tal y como han anunciado  hoy mismo sus máximos responsables a través de un notificado, ha sido el "extremo grado de dificultad para completar la operación de fusión en un plazo de tiempo razonable y sin que afecte a la operabilidad del grupo resultante, además de otras dificultades pendientes". La operación se orquestó en julio de 2013 por el grupo norteamericano y el de origen francés como un desarrollo de fusión entre iguales y con la que se pretendía crear un nuevo grupo con una facturación de 17.700 millones de euros (22.700 millones de dólares) y un valor bursátil de 26.500 millones de euros (35.100 millones de dólares). Omnicom es el segundo grupo mundial en la publicidad y Publicis el tercero. Es decir, que daría como resultado el mayor holding del mundo de la industria publicitaria y la comunicación, situándose por delante del holding líder, WPP.

En el comunicado las dos empresas señalaron que ponen fin a su proyecto de fusión  por acuerdo mutuo, puntualizando que ambas se exoneran mutuamente de toda responsabilidad y que no habrá ninguna indemnización entre las partes.

En una declaración conjunta, los responsables ejecutivos de Publicis, Maurice Lévy, y Omnicom, John Wren, explicaron que "las dificultades todavía por superar unidas la lentitud del proceso crearon un nivel de incertidumbre perjudicial a los intereses de los dos grupos, de sus empleados, de sus clientes y de sus accionistas. Por eso hemos decidido juntos retomar nuestro camino de forma independiente. Seguiremos, por supuesto, siendo competidores y conservando un gran respeto el uno por el otro", concluyeron los directivos.

“No existió un sólo factor", ha dicho a Reuters el presidente ejecutivo de Omnicom, John Wren, según recoje la edición digital de el diario El País. "Hubo un montón de cuestiones complejas que no supimos resolver. Entre ellas, las fuertes y diferentes culturas corporativas”, ha añadido antes de reconocer que no había una línea de meta clara a la vista. “Y la incertidumbre nunca es buena cuando uno está en el negocio de los servicios personales", ha añadido el ejecutivo, de 61 años.