Agustín Vivancos (PS21): "No tengo fórmula para retener el talento"

Desde Paprika España están realizando una serie de entrevistas a los “Gurús de la Publicidad y la Comunicación” donde la firma de software pide consejos y opiniones personales sobre cinco asuntos que serán claves para un joven emprendedor que sueñe con abrir su agencia o encaminar su futuro en este sector.

En esta ocasión publicamos la charla mantenida con Agustín Vivancos, CEO y fundador de PS21, que da su opinión y puntos clave según su experiencia personal, en la creación de una nueva agencia

Agustín, imagina que tomas un café con un@ joven emprendedor@, alguien que te sigue en las redes, sueña con charlar 5 minutos contigo y te invita un día a desayunar. En contrapartida, te va a hacer cinco preguntas que le ayudarán cuando lance su agencia.

¿Qué cinco recomendaciones darías a alguien que se plantea abrir una agencia en estos tiempos de tanta incertidumbre?

Una agencia es un negocio, si no sabes de finanzas, mejor no emprendas. El balance y el cashflow son las mejores herramientas para perdurar. Domínalas.

Tambien hay que tener en cuenta que emprender es mucho peor de lo que crees. Es similar a tener un hijo en términos de desconcierto: hasta que no lo tienes, no eres consciente de la cruda realidad.

Además todo el mundo va a lo suyo. Aunque tengas un gran equipo, acostúmbrate a estar solo.  

La “cultura de empresa”, tal y como nos la han explicado, no sirve de nada (ping pong, desayunos,...). Lo importante es que la compañía vaya bien y consiga resultados, esa es la mejor motivación; y eso se consigue, solo, teniendo el mejor equipo. 

Por último diría que no hay truco, todo se reduce a trabajar mucho y tener la resiliencia suficiente como para esperar diez años hasta conseguir resultados.

¿Cuáles fueron las decisiones que tomaste personalmente como fundador de Dommo/PS21, que fueron claramente claves para alcanzar tus primeros éxitos?
Creérmelo. Creer que podía hacerlo a pesar de ver que el mercado estaba saturado.

Despedir a la gente que no aporta o deja de aportar. Tener a gente que no cree en el proyecto o que no es capaz de seguir el ritmo de la agencia es realmente un freno o un lastre. En cuanto te liberas, todo fluye.

En mi caso, cambiar de oficinas el año 2 de dommo fue determinante. Multiplicamos por 3.5 en un año. Tal vez hoy esto no es tan relevante. En el caso de PS21 fue determinante “matar” la marca dommo.

Escoger a los socios. Hasta que me rodeé de la gente adecuada, no crecí de verdad.

Hacer adquisiciones. En un mercado maduro, aplica las lecciones de las grandes compañías.

Una de las claves principales de éxito para una agencia es la capacidad de innovar constantemente y de estar siempre por delante de la competencia. ¿Cuál es tu secreto para mantener ese nivel de innovación?
Siempre hemos cometido el mismo error: adelantarnos demasiado. El problema es innovar en un sector donde tus clientes innovan menos o a menor velocidad. Parece una ventaja, pero puede ser un inconveniente. La gente no te entiende y no compra esos “servicios innovadores”. Así que el secreto de la innovación es que esté acorde con lo que realmente necesitan tus clientes hoy, aunque tu curiosidad y visión vayan dos o tres años por delante.

Queda claro que el talento es un componente crucial del éxito, sobre todo en nuestro sector de la Publicidad y Comunicación. Cuando TÚ entrevistas a una persona, ¿qué te hace pensar que estás delante de un “talento”?
La curiosidad es posiblemente el factor más determinante para saber si estas con el talento adecuado o no. Y, naturalmente, que tengan GRIT, la mezcla de pasión (conocen el sector y están informados de los últimos trabajos) y la perseverancia (ser capaces de gestionar la frustración una y otra vez sin derrotarse)

¿Cuál es tu fórmula para retener el talento?
No tengo. El día que descubra la fórmula crearé una consultora de talento para enseñárselo a otros. Este es el gran problema, desde Google hasta las agencias de publicidad, en todas hay rotación. Lo poco que nos funciona es tener siempre retos y clientes interesantes para que el talento bueno quiera trabajar para ellos. Llevamos una temporada larga con una rotación pequeña, y coincide con que es la época en la que mejor nos va, mejores clientes tenemos y mejor trabajo estamos haciendo.