La fragmentación y las nuevas pantallas transforman el consumo de los medios de comunicación en España

Internet desplaza a la televisión como el medio con más audiencia al timepo que aumenta el contenido visual y el contenido generado por los usuarios

El consumo de medios de comunicación en España ha cambiado radicalmente en los últimos años. Así lo drescriben las conclusiones del estudio internacional Media Landscape report, que ha analizado el panorama de los medios en 24 países de cinco continentes. 

En el caso de España, nuestro país se mantiene en la media de los demás mercados analizados, si bien destaca en algunos aspectos, como la mayor penetración de los teléfonos inteligentes y de la red social Twitter. La televisión continúa siendo el medio de comunicación más popular, con un consumo diario del 88,50% de la población. Sin embargo, internet está acortando distancias con rapidez y un 62,40% de los españoles ya lo utiliza a diario y es el medio que domina en algunas franjas de edad. Por ejemplo, el consumo de internet de los adolescentes españoles entre 16 y 17 años alcanza el 93,3% y supera el 82% de consumo de televisión en esta franja de edad, según el panel de hogares de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

España está en la media de los 24 países en cuanto a penetración de televisión (cercana al 90%). En cambio, en cuanto a la radio el consumo es uno de los más bajos de Europa. Apenas el 60,40% de la población escucha la radio a diario, frente al 91% de Reino Unido o el 81,20% de Francia. También destacan por su bajo porcentaje los datos sobre prensa escrita: el consumo de periódicos en España es el tercero más escaso de los 24 países analizados (29,10%). Esto significa que apenas 1 de cada 3 españoles lee periódicos cada día, frente al 49,90% de Alemania o el 40% de Reino Unido. En cambio, las revistas impresas tienen más aceptación, 39,80% de lectores, cifra que nos acerca al nivel de consumo en otros países como Francia (49%).

Un consumo cada vez más fragmentado y multipantalla

En apenas unas décadas, España ha pasado de ser un país con un número reducido de cadenas de televisión y cabeceras de prensa que gozaban de grandes audiencias, a presentar un panorama de consumo de medios de comunicación cada vez más fragmentado. Esto se debe principalmente a dos motivos: el auge de los móviles (que supera la penetración de Internet) y las redes sociales.

Por ejemplo, mientras que en países como Alemania el uso de internet en los hogares es superior al de España (86,78% frente a 74,40%), en nuestro país hay un porcentaje mayor de usuarios que tienen teléfonos inteligentes (58,8% frente a 81%). El móvil es el principal dispositivo de conexión a internet para 9 de cada 10 internautas y cada vez es más habitual usarlo para consumir medios de comunicación: el 53,5% de los internautas usa el móvil para leer diarios electrónicos.

A través de Internet, los usuarios tienen acceso a una oferta de medios mucho más variada y aunque en España no exista un censo de los medios digitales, la Asociación Española de Editoriales de Publicaciones Periódicas estima que existen cerca de 3.000 publicaciones digitales activas en internet, sin contar blogs. A esto se añade el hecho de que cada vez es más habitual que los internautas simultaneen el consumo de medios: por ejemplo, un 72% de los usuarios navega por internet mientras ve la televisión. En definitiva, el consumo de medios en España es cada vez más multipantalla y se ha vuelto interactivo, algo a lo que han contribuído las redes sociales. 

Más contenido visual y generado por usuarios

El tipo de contenido que se está imponiendo en España es el visual y es el que más crece. Esto se refleja en el liderazgo de la televisión y el éxito de Instagram y Youtube en España. De acuerdo con el Consumer Barometer de Google, el 71% de los usuarios de internet españoles ven vídeos online al menos una vez a la semana, cifra que aumenta hasta un 93% en el caso de los menores de 35 años, lo cual explica por qué cada vez más medios de comunicación no visuales incorporan contenidos de vídeo online o canales de televisión online.

A menudo, estos medios animan a los usuarios a contribuir enviando sus propios vídeos, audios e incluso creando blogs personales dentro de sus redes. Sin embargo, este tipo de colaboraciones no son siempre debidamente reconocidas: el 72% del contenido generado por los usuarios no se acredita como tal por los medios que lo difunden.