PlayGround presenta un ERE que afecta al 55% de la plantilla

El Expediente se ha presentado esta semana y podría perjudicar la situación laboral de más de 70 personas de las 150 que componen la compañía.

La dirección de PlayGround ha empezado 2019 con una noticia que afecta directamente a la plantilla de la compañía. Fuentes sindicales han informado de que el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) comunicado a la redacción comenzará a negociarse en los próximos días.

Las razones que ha llevado a la empresa a poner en marcha este proceso se desconocen pero se descartan motivos económicos según las cuentas financieras de 2016 consultadas (último ejercicio disponible). La empresa alcanzó hace dos años una facturación de 3’3 millones de euros, lo que supone un 757% respecto al periodo anterior (435.835 euros). Al margen de estas cifras, el beneficio recogido se representó en 325.332, frente a los 175.653 euros perdidos en 2015. Los trabajadores se han manifestado estos días en sus cuentas de Twitter ante la situación y ‘bromeaban’ retwitteando las noticias del ERE con un sutil mensaje de “busco trabajo”.

Ante los datos presentados, cabe la posibilidad de que el ERE presentado se deba a un descenso acelerado del tráfico, afectando directamente al volumen de negocio según fuentes internas. En el último año, PlayGround ha perdido más de la mitad de su audiencia, según datos de Google Analytics, pasando de 8’8 millones de usuarios únicos registrados en enero del año pasado a 1’2 millones con los que cerró diciembre. 2018 ha supuesto para la compañía perder el 84% de su tráfico.

El desplome se ha visto propiciado por el cambio de algoritmo, políticas de privacidad y detección de fake news que introdujo Facebook en febrero del año pasado. En este corto periodo de tiempo, de enero al mes siguiente, PlayGround perdió 5 millones de usuarios. La medida afectó a muchas empresas que manejan contenidos en las red social y generan tráfico a través de la misma.

¿Ola de despidos o de dimisiones?

No solo se producirán marchas en la empresa por culpa del ERE. Hace unas semanas, la compañía empezaba a ver cómo trabajadores presentaban su fin de contrato y salían de la misma. Entre ellos, Antonio J. Rodríguez y Luna Miguel, editor jefe y editora de cultura hasta mediados de diciembre. Según adelantaban en sus cuentas de Twitter, la renuncia hacia el puesto de trabajo se vio promovida por los cambios en el equipo de gestión acontecidos en los últimos meses, por resultar “asfixiantes”.