El contenido audiovisual, vital para las marcas en el corto plazo

Los desarrollo de vídeo se verán favorecidos en el próximo año gracias al entorno móvil, donde el consumidor centrará su atención

El Washington Post predijo que el vídeo representaría el 80% de todo el tráfico de Internet hasta 2019. ¿El segundo motor de búsqueda más utilizado en el mundo? YouTube. Según la revista Forbes, más del 80% de todo el vídeo publicitario de 2019 será programático. Los datos apuntan a que en 2019 se producirá su consolidación definitiva. Su impulso se verá favorecido por el auge del VOD (video on demand); por el entorno móvil, que sitúa al vídeo en el centro de atención del consumidor, con un mayor tamaño de las pantallas y una mayor velocidad de conexión.

Pero ¿dónde está el origen de la fuerza del contenido audiovisual para tener su efecto transversal? Desde que iniciamos el contacto con Internet y con los chats, la sombra de la incertidumbre siempre ha estado presente. ¿Es verídico lo que nos muestran las redes sociales? ¿Esa marca será confiable? ¿Lo que me muestran es real? Apostar por contenido audiovisual nos permite mostrar el producto o servicio que estamos vendiendo, permitiendo así al consumidor que nos conozca mediante la realidad que proyecta la imagen.

El vídeo programático se cita entre las tendencias de marketing digital 2019 por su capacidad de segmentación, que hace rendir la inversión mucho más y provoca una mayor conversión; la posibilidad de una comunicación constante con una audiencia hiper conectada y multidispositivo; y la personalización, que permite vivir a los usuarios una experiencia publicitaria más gratificante. El vídeo programático es ya un imprescindible a la hora de elaborar una estrategia publicitaria con éxito.

Los expertos de marketing de las compañías tienen múltiples formas de llegar a los consumidores antes de que le den al botón de compra. De acuerdo a un estudio de MediaMath, junto a la publicidad nativa en móvil y a través de video, se aconseja recurrir también a las cuñas de publicidad de audio y anuncios online con los que llegar a influir en el proceso de compra de sus futuros clientes. El truco para conseguirlo es empezar a hacerlo antes que la competencia, cuando los consumidores están más abiertos a recibir publicidad.

En definitiva, el contenido audiovisual dota nuestras estrategias de “realidad”, lo que al mismo tiempo nos permite conocer y alimentarnos de contenidos nuevos y de lo que nuestros clientes piensan de nuestra marca.