Actualidad
Advertisement

We Are Water aborda la importancia del saneamiento en conflicto

Se trata de una conversación de gran profundidad entre la Fundación y otras tres entidades, sobre el saneamiento en conflicto, un problema de difícil gestión a la hora de garantizar su acceso en zonas con grandes movimientos de personas huyendo de la violencia o de una crisis ambiental

Ayer la Fundación We Are Water organizó un encuentro bajo la temática “Haciendo visible lo invisible”, el saneamiento en conflicto, en el Roca Madrid Gallery, junto a World Vision, UNICEF y ACNUR con motivo del “World Toilet Day” (Día Mundial del Retrete).

El Día Mundial del Retrete de este año se centra en los efectos de la crisis del saneamiento en las aguas subterráneas. La meta 6.2 de los ODS constituye la promesa mundial de garantizar retretes seguros para todos en 2030, es decir, que todo el mundo tenga acceso a un retrete conectado a un sistema de saneamiento que elimine y trate eficazmente los excrementos humanos.

El acto ha contado con la presencia de Javier Ruiz, CEO World Vision España; José María Vera, director ejecutivo de UNICEF España; Karmele Sáez, responsable del departamento de proyectos de ACNUR; y Carlos Garriga, director de la Fundación We Are Water, que ha ejercido de moderador. También se ha contado con la intervención virtual de Sofía Arroyo, partnerships coordinator world vision España (desde Ucrania); Carmen Parra, profesora de Derecho Internacional en la Universidad Abat Oliba (desde Barcelona); y los refugiados Emmanuel Zangako, community leader, founder & executive director at Youth Support Volunteer Organization; y Juan Jane Soma Boyong, community leader and Deputy executive director at Youth Support Volunteer Organizatio (ambos desde El Cairo).

Carlos Garriga, director de la Fundación We Are Water, ha destacado la labor de la Fundación donde “hemos impulsado 83 proyectos en 31 países que han ayudado a más de 3.600.000 personas. Algunas de estas acciones se han desarrollado en campos de refugiados, en Ruanda, Chad o Líbano, por ello, es necesario dar visibilidad en que condiciones viven los refugiados o desplazados de cualquier lugar del mundo que, si no se cuenta, es invisible”. Garriga enfatiza que la voluntad de la Fundación es “dar visibilidad a los temas que tienen que ver con el acceso al saneamiento, ya sea por refugiados o desplazados, tanto por razones climáticas, de conflicto, violencia o guerras. Aprovechando, por desgracia, lo que está sucediendo en Ucrania y dos proyectos que hemos llevado acabo con World Vision en Moldavia y Rumanía llevando letrinas y duchas, pensamos que es un buen momento para reflexionar sobre las dificultades que suponen dar y garantizar acceso a agua y saneamiento a todas las personas que tienen que dejar sus hogares ya cruzando fronteras y convirtiéndose en refugiados, teniéndose que enfrentar a nuevas situaciones sin ningún tipo de garantía o seguridad de acceso al agua y todos los problemas que eso conlleva”.

Las palabras de Javier Ruiz, CEO World Vision España, recalca que “el acceso a agua, saneamiento e higiene es uno de los derechos clave cuyo cumplimiento debemos asegurar en conflictos armados, asentamientos de desplazados, campos de refugiados”, por ello, para Ruiz “facilitar el acceso a estos servicios básicos está en el corazón del trabajo de World Vision siendo una de nuestras prioridades globales en nuestros más de 70 años de historia. El año pasado apoyamos a 30 millones de personas con ayuda humanitaria de emergencia en 52 países, en todos estos contextos vimos que el acceso a agua, saneamiento e higiene juega un papel fundamental en la vida de las personas”.

En su intervención, José María Vera, director ejecutivo de UNICEF España, ha dado notoriedad al hecho que “los sistemas de agua y saneamiento suelen ser vulnerables a los ataques durante los conflictos. Sin agua potable ni instalaciones adecuadas de saneamiento e higiene, los niños, especialmente los que ya sufren de desnutrición y sistemas inmunológicos debilitados, se vuelven aún más susceptibles a las enfermedades transmitidas por el agua. El derecho al agua potable y al saneamiento es tan crítico para la supervivencia de los niños como lo son la alimentación, la atención médica y la protección contra ataques. Entre las primeras intervenciones de respuesta a una emergencia, la instalación de letrinas y lavamanos constituye una parte esencial en el trabajo de UNICEF”.

La verdadera dimensión del problema la ha destacado en su intervención, Karmele Sáez, responsable del Departamento de Proyectos de ACNUR, “más de 100 millones de personas viven desplazadas en todo el mundo en la actualidad a causa de la violencia y los desastres naturales acrecentados por el cambio climático. Esto supone que 1 de cada 78 personas ha tenido que huir de sus hogares. Esta cifra es la más alta registrada hasta la fecha por ACNUR”.

Datos clave en la crisis del saneamiento

  • 3.600 millones de personas carecen de acceso a un retrete seguro. (OMS/UNICEF, 2021)
  • 494 millones de personas siguen defecando al aire libre. (OMS/UNICEF, 2021)
  • La ausencia de datos sobre la calidad del agua de más de 3.000 millones de personas supone un riesgo potencial porque se desconoce la salud de sus aguas subterráneas, ríos y lagos. (ONU-Agua, 2021)
  • En el mundo hay al menos 2.000 millones de personas que utilizan una fuente de agua para consumo humano contaminada con heces. (OMS, 2019)
  • Las aguas subterráneas representan aproximadamente el 99% de toda el agua dulce líquida del planeta. (ONU-Agua, 2022)
  • Las aguas subterráneas proporcionan la mitad del agua extraída para uso doméstico, incluida el agua potable para la gran mayoría de la población rural. (ONU- Agua, 2022)
  • Cada día, más de 800 niños y niñas menores de cinco años mueren de diarrea relacionada con el consumo de agua insalubre, un saneamiento inseguro y la higiene deficiente. (OMS, 2019)